Menú Buscar
Imagen de uno de los bancos en Santander

Santander estrena mobiliario urbano fabricado a partir de cápsulas de café

El resultado es producto de un sistema único de recogida de residuos en el que la multinacional Nestlé se hace cargo del traslado de los restos de sus monodosis desechables

3 min

Santander ha incorporado recientemente mobiliario urbano fabricado a partir del proceso de reciclaje integral de cápsulas monodosis de café de Nestlé, en concreto de Nescafé Dolce Gusto. La ciudad cuenta con un nuevo banco ubicado en la plaza de las Cachavas, frente a la estación marítima y muy próxima al futuro Centro de Arte de la Fundación Botín.

La capital cántabra se une así a ciudades como Barcelona, Valencia, Sant Cugat del Vallès (Barcelona) o lugares emblemáticos como el Monasterio de Poblet (Tarragona), entre otros, que ya han incorporado bancos, papeleras, pilonas u otros elementos donados por Nestlé.

Sistema de recogida

El sistema de recogida selectiva de las cápsulas monodosis fue un proyecto pionero en Suiza, que empezó a implementarse en nuestro país en 2011. Barcelona y su área metropolitana fueron las primeras zonas geográficas españolas donde se llevó a cabo esta iniciativa, que se enmarca en la política de Creación de Valor Compartido de la multinacional, una forma de dar salida a la reutilización de sus cápsulas metálicas y de plástico de monodosis desechables, que no se degradan.

Nestlé se hace cargo del traslado de todas las cápsulas, tanto las propias como las de otras marcas, a las diferentes plantas de reciclaje que, de momento, están situadas en las provincias de Barcelona y Girona.

Pionero

El sistema de reciclaje de cápsulas usadas de Nestlé es único y pionero. En la planta de separación y tratamiento de residuos, se produce la recuperación de los diferentes materiales después del consumo de las cápsulas monodosis.

En el caso de las cápsulas de café de plástico como las de Nescafé Dolce Gusto, a través de un sistema de trituración que permite separar las diferentes fracciones mediante una mesa vibratoria, se obtiene, por un lado, la mezcla de plástico y, por otro, el poso del café. El plástico resultante se integra en el proceso de fabricación de mobiliario urbano, mientras que el poso del café se convierte en ingredientes para obtener un abono rico en nutrientes y cuya utilización permite reducir el uso de abono de origen químico.