Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Uno de los menús de los agentes de la Policía Nacional desplazados a Cataluña para el dispositivo por el 1-O / EUROPAPRESS

Suspendido de empleo y sueldo el agente que se quejó de la comida durante el operativo contra el 1-O

El Sindicato Unificado de Policía condena la sanción al representante que denunció "la mala calidad de los alimentos" que recibían los efectivos desplazados en Cataluña durante el dispositivo 'Ícaro'

3 min

20 días de suspensión de empleo y sueldo. La Dirección General de la Policía (DGP) ha expedientado a un representante sindical por denunciar la mala calidad de la comida de los agentes desplazados en Cataluña durante la operación Ícaro, en octubre de 2017. El agente publicó en redes sociales varias fotografías de los menús de un hotel de la Junquera, donde se alojaban los efectivos. 

Lo ha denunciado este martes el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que indica que esta sanción supone un "atentado contra la libertad sindical". Señala además que las razones para expedientar al agente son "endebles" y persiguen "cerrarle la boca". El policía sancionado era en aquella fecha vocal suplente del Consejo de Policía, e indican que "cumplió con su deber", a petición de muchos afectados, al compartir en Twitter las imágenes para denunciar la calidad de los menús

Expediente por criticar la comida

"Esa simple denuncia, hecha en el ejercicio sindical y de la libertad de expresión, le acarreó la apertura de un expediente y una sanción de cinco días de empleo y sueldo. El pecado que cometió, según la DGP, fue hacerlo público, de uniforme, “sin confirmar la veracidad de las imágenes” y denunciando “al único hotel que asumía alojar a policías en ese territorio”", ha señalado el SUP en un comunicado.   

Además, recuerdan que el sancionado nunca se presentó como representante de la DGP en su cuenta de la red social, sino como un simple agente, y que este no fue el primero en denunciar la mala calidad de la comida durante el despliegue. Otros compañeros también se quejaron de los menús del barco Piolín, atracado en el puerto de Barcelona. 

"Castigar" a los policías que se quejan

Aún así, critican desde el SUP, "la DGP le multiplica la sanción por cuatro, hasta llegar a los 20 días de suspensión". Una notificación que, según fuentes de la organización, el policía ha recibido este abril. Condena así el sindicato que con este expediente se pretende "castigar a cualquiera que se atreva a denunciar las deficientes condiciones laborales que en ocasiones soportan los policías". 

Preguntados por esta cuestión, desde la Policía Nacional han rechazado realizar cualquier manifestación al respecto. "Es un expediente personal y no podemos facilitar datos", zanjan.