Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El nuevo órgano de la Sagrada Família es un Cavaillé-Coll de 1896 / EP

La Sagrada Familia presenta el nuevo órgano de su cripta

Se trata de un Cavaillé-Coll de 1896, considerado uno de los mejores órganos románticos del mundo

3 min

El Arzobispado de Barcelona ha presentado este viernes el nuevo órgano de la cripta de la Sagrada Família, un Cavaillé-Coll de 1896 donado por la Congregación de Religiosas del Sagrado Corazón y restaurado recientemente con una campaña de micromecenazgo.

Así lo ha indicado en rueda de prensa el rector de la basílica y de la parroquia de la Sagrada Família, Josep Maria Turull, junto al restaurador, Albert Blancafort, y al organista del templo, Juan de la Rubia, que ofrecerá un concierto con el instrumento la tarde de este mismo viernes.

"Una joya en un joyero"

El órgano, construido en el siglo XIX, está considerado uno de los mejores modelos románticos que hay en el mundo, y se trata del único del fabricante Aristide Cavaillé-Coll de Cataluña. "Hablamos de una joya incrustada en un joyero, que es la cripta de la Sagrada Família", ha dicho Turull. Por su parte, Blancafort ha destacado del órgano que "es un instrumento que estaba casi perdido y oculto, y es una obra de arte como lo podría ser una escultura o una buena pintura", y ha celebrado el encaje perfecto del instrumento en la iglesia.

El órgano será bendecido la tarde de este viernes y podrá escucharse durante la misa, que presidirá el obispo Sergi Gordo, y en un primer concierto a cargo de De la Rubia y con la participación del Cor Francesc Valls, dirigido por Pere Lluís Biosca.

Año y medio de trabajo

Los trabajos han tenido un coste de 178.000 euros, "más de la mitad de los cuales se han conseguido a través de donaciones de particulares y empresas", ha explicado Turull, que ha recordado que el proyecto de micromecenazgo sigue abierto hasta cubrir todos los gastos.

Blancafort ha detallado que las labores de desmontaje, restauración, sustitución de piezas y nueva instalación han supuesto un año y medio de trabajo (más de 4.000 horas) pero que se ha conseguido "recuperar el auténtico sonido Cavaillé-Coll".