Menú Buscar
Coral de parques naturales marinos / PIXABAY

Los parques naturales marinos de Cataluña sufren las consecuencias del cambio climático

Durante el año 2017 se perdió hasta un 30% de gorgonia roja a causa de altas temperaturas

3 min

El problema del cambio climático está ocasionando graves consecuencias para el medioambiente marino catalán. A lo largo del 2017 los parques naturales marinos de Cap de Creus y Montgrí, Illes Medes y Baix Ter han podido evidenciar este hecho sufriendo una mortalidad de cerca del 30% sobre la población de gorgonia roja, una especie de coral, según un informe de seguimiento del medio marino llevado a cabo por la Universidad de Barcelona.

El factor principal causante de esta reducción son las altas temperaturas durante la primavera y verano del pasado año, así como un exceso de nutrientes que ha disparado la presencia de algas filamentosas, muy dañinas para esta especie. Además de este resultado, también se ha producido un aumento en las aguas de erizos de mar. La causa ha sido la falta de peces, ya que estos son sus depredadores.

Un patrimonio natural único

Los parques marinos de Cataluña afectados se consideran áreas protegidas y emblemáticas dentro del Mediterráneo noroccidental. En ese entorno conviven comunidades de coral, bosques de algas, espectaculares fondos y cuevas rocosas, praderas de posidonias y un largo etcétera que hacen de esta biodiversidad marina un patrimonio natural totalmente único.

Además de factores ajenos a la actividad humana, la sobrepesca en esta zona es un problema que está trayendo igualmente graves consecuencias dentro del entorno marino. Por ejemplo los briozoos, según el estudio, han sufrido en el último año un notable descenso, prácticamente del 50%. Esto es debido a la presencia de submarinistas en determinadas épocas del año. A tal efecto los científicos han señalado la necesidad de proteger la biodiversidad marina de los factores humanos, entre otras cosas, para evitar crecimientos de bancos de algas masivos. No obstante, el ritmo frenético del cambio climático es muy potente para unas aguas tan sensibles como las de estos parques y, aparte de evitar contaminarlas mediante sobrespescas masivas y el vertido de sustancias nocivas, hay que ser conscientes de su importancia y crear conciencia sobre la necesidad de preservarlo.