Menú Buscar
Imagen de la celebración del Pride Barcelona de 2017

El Orgullo de Barcelona pretende resucitar el turismo en la ciudad

Este año, los organizadores prevén que el número de asistentes puede crecer cerca de un 35%

3 min

Nadie duda que las fiestas del Orgullo LGTB son uno de los mayores reclamos turísticos mundiales para las ciudades que albergan esta festividad. En España, Madrid es la ciudad de referencia. Cada año, millones de personas salen a las calles a celebrar y promover la libertad sexual. Sin embargo, el plan de Barcelona es el de recortar poco a poco distancias y ponerse a la altura de las grandes ciudades europeas en esta festividad.

En los últimos años, grandes ciudades mediterráneas como Tel Aviv han experimentado un crecimiento masivo en sus Pride parties. Motivo por el cual en Barcelona se ha propuesto ponerse las pilas y aumentar su público un 35% este año, apostando por llegar a los 350.000 asistentes.

Cambios para mejorar

Con este objetivo, los organizadores han decidido instalar el escenario principal en la avenida de Maria Cristina, un espacio con mayor capacidad que ya acoge otras actividades multitudinarias como el Piromusical de la Mercè o los espectáculos de Nochevieja. Todo con el objetivo de incrementar el número de turistas a la ciudad condal, ya que según recientes estudios, solo un 20% del público del Pride de Barcelona es extranjero.

Inauguración del Orgullo Gay de Barcelona 2016

Inauguración del Orgullo Gay de Barcelona 2016.

Y es que casi un año después del intento de referéndum, la inestabilidad política ha sacudido con fuerza a la comunidad autónoma en materia de turismo. Para ello, los organizadores del Orgullo quieren que la fiesta (que tendrá lugar entre los días 23 y 30 de junio) aumente un 60% en la obtención de ingresos con respecto al año pasado, elevanto esta cifra hasta los 60 millones de euros.

Más turistas

No en vano, son los turistas quienes generan casi un tercio de los ingresos que obtiene cada año el Pride de Barcelona. Así lo asegura Eloi Morte, director del Orgullo y de la asociación Acegal, quién ha informado públicamente que el gasto medio de los visitantes al evento es de 260 euros por persona.

De esta manera, el objetivo de Barcelona a largo plazo es aumentar exponencialmente la calidad y referencia de sus fiestas del Orgullo con 2022 en el horizonte, año en el que se celebrará el Europride y al que pretende llegar como firme candidata. Por su parte, Madrid lo consiguió en el año 2007.