Menú Buscar
Hospital de Bellvitge, al que acudió la víctima de violencia machista asesinada en El Prat / HOSPITAL DE BELLVITGE

¿Qué ocurrió con el informe de maltrato de la mujer asesinada en El Prat?

El hospital de Bellvitge debía haber notificado la agresión física que sufrió la víctima a los juzgados para iniciar una investigación, pero algo falló en el proceso

3 min

La mujer asesinada por su pareja en El Prat de Llobregat debería haber recibido una citación judicial tras la agresión física que la llevó al hospital. Sin embargo, el escrito de los juzgados nunca llegó, según asegura la abogada de la víctima. ¿Por qué?

La Consejería de Salud de la Generalitat quiere saber si hubo un error en el protocolo de posibles víctimas de maltratos del hospital de Bellvitge. Por ello ha iniciado una investigación para aclarar si este centro sanitario de L'Hospitalet de Llobregat, al que habría acudido la mujer tras la supuesta paliza, envió el informe ante la justicia o no. 

Expediente informativo

El departamento de Salud del Govern ha abierto un expediente informativo a través de la Dirección General de Ordenación y Regulación Sanitaria. Este procedimiento tiene como objetivo conocer paso por paso la actuación del centro hospitalario en el caso de presunto maltrato a la que es, presuntamente, la novena víctima de violencia machista en Cataluña en lo que va de año. 

Su abogada, Marisa Fernández, defiende que la mujer asesinada le explicó que, en una ocasión --a finales de julio de 2019--, había sufrido una agresión física por parte de su pareja y que tuvo que acudir al hospital de Bellvitge por las heridas resultantes. Tras recibir a una persona con signos de haber sido maltratada, los hospitales dan a conocer el caso a los juzgados para que sea investigado. El susodicho hospital no ha querido dar más detalles sobre su actuación para con esta víctima.

Violencia psicológica

La mujer fue asesinada en su casa y murió por un corte en el cuello, aunque la letrada de Dones Juristes que la representa asegura que sufría mayoritariamente maltrato psicológico. En la mujer "no había un miedo físico, pero sí una violencia psicológica muy grave", ha destacado antes de agregar que el hombre también usaba la fuerza contra sus hijos. 

La presunta víctima quería divorciarse, motivo por el cual se puso en contacto con Fernández.