Menú Buscar
Un coche patrulla de los Mossos d'Esquadra / MOSSOS

Mossos refuerzan la protección a víctimas de violencia doméstica

Quienes convivan con su maltratador pueden pedir ayuda en los comercios que permanecen abiertos pese al confinamiento

2 min

Los Mossos d'Esquadra han intensificado su contacto con las víctimas de violencia doméstica durante el periodo de confinamiento que establece el estado de alarma. Así lo ha manifestado este lunes el conseller de Interior, Miquel Buch.

Durante su comparecencia en una rueda de prensa telemática, Buch ha señalado que "no le consta" que se haya registrado un incremento de las actuaciones policiales por este motivo durante las restricciones de movilidad por la pandemia del Covid-19, aunque constata que se trata de un colectivo de especial riesgo.

Contacto con las vícitmas

"Las víctimas no solo de violencia machista, sino de violencia doméstica, son prioritarias para el cuerpo de Mossos, y por eso se ha reforzado el contacto con todas aquellas personas que habían presentando una denuncia o están en riesgo", ha detallado el conseller, ya que la prohibición de salir del hogar puede desembocar en agresiones a los más vulnerables.

El conseller de Interior, Miquel Buch, durante su comparecencia este lunes / INTERIOR
El conseller de Interior, Miquel Buch, durante su comparecencia este lunes / INTERIOR

Buch ha recordado el teléfono para pedir ayuda en caso de sufrir malos tratos, el 900 900 120, y ha subrayado que "si alguna mujer tiene que denunciar, lo haga, ya que una patrulla de agentes se presentará inmediatamente en la puerta de su casa".

Riesgo durante la cuarentena

Este colectivo es de especial vulnerabilidad durante el encierro por el coronavirus. Por este motivo, el Institut Català de les Dones ha implementado una campaña con el objetivo de velar por la protección de las víctimas.

Campaña para intensificar la protección de las víctimas durante el confinamiento / ICD
Campaña para intensificar la protección de las víctimas durante el confinamiento / ICD

Una iniciativa que busca facilitar el acceso al teléfono de emergencias a aquellas mujeres que no puedan llamar desde su casas porque conviven con su agresor. Así, en colaboración con los comercios que continuan abiertos pese a las restricciones --farmacias, panaderías, estancos, y tiendas de alimentación-- proveerán un espacio seguro para que, quien lo necesite, pueda pedir ayuda.