Menú Buscar
Un local comercial vacío para alquilar en la calle Diputación de Barcelona, en el distrito del Eixample / CG

Colau ofrecerá locales comerciales vacíos para vivienda

La fórmula precisa de un cambio de legislación que "regulará" los precios del alquiler en la ciudad

4 min

Barcelona autorizará el uso de locales comerciales y plantas bajas para que sean utilizados como viviendas. Una fórmula que necesita cambiar la legislación actual. La medida ya ha sido adoptada en otras capitales españolas como Madrid y Valencia. 

El sector inmobiliario calcula que hay un total de 15.000 locales comerciales en desuso en la capital catalana, más de la mitad de los que están en funcionamiento, como recoge el censo de la Generalitat de Catalunya.

En la actualidad, la ciudad cuenta con múltiples locales comerciales que se usan como domicilios aunque no son legales. Tiene explicación: un piso tiene una tasación más alta que un local, por lo que se paga menos de alquiler. Sants y Gràcia son las distritos donde más inmuebles de este tipo se registran. Las inmobiliarias que trabajan en la ciudad publicitan ofertas de esta índole en webs como Fotocasa y Habitaclia desde hace tiempo.

Opción "lenta" pero "interesante"

El Ayuntamiento de Barcelona estudia la posibilidad legal de convertir estos emplazamientos en viviendas habitables. El consistorio valora la medida como “muy interesante”. La propuesta "regulará los precios del alquiler con el tiempo”, explica el edil de urbanismo, Josep Maria Montaner.

El concejal de Barcelona en Comú aclara que este paso se debe dar “con mucho cuidado y no de golpe”. En el ayuntamiento consideran que también se trata de una buena opción para “reanimar el comercio de proximidad”. Negocios que “están desapareciendo de nuestros barrios”, indican desde la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB).

También despachos de oficinas

El Gobierno municipal también investiga la posibilidad que algunos despachos y oficinas --ubicados en pisos-- puedan instalarse en otros locales abandonados. De esta forma se transformarían en viviendas y se gestaría un catálogo más amplío. “El principal problema está en la redacción del PGOU urbanístico, habría que revisarlo y saber la propuesta formal del ayuntamiento”, explican fuentes de la Asociación de Promotores de Edificios de Cataluña (APCE).

Por su parte, el portavoz del Colegio de Agentes Inmobiliarios (API), Joan Ollé, asegura estar “encantado” con esta nueva medida. Ollé se muestra abierto a una “futura colaboración”. “La ciudad necesita un cambio de uso para generar vivienda”, explica a Crónica Global.

Con tal de llevar a cabo está conversión legal se precisa de un cambio de normativa. En primer lugar, la concesión de una licencia del cambio de uso del inmueble. El local también debe obtener la cédula de habitabilidad. Además, se precisan reformas para ganar en condiciones de iluminación, seguridad, ventilación, etc. Por último, la comunidad de vecinos dará el consentimiento final a la instalación.