Menú Buscar
Un carril bici segregado del tráfico rodado y de las aceras de Barcelona / EFE

La Síndica señala al Ayuntamiento por un atropellamiento mortal en un carril bici

Apunta a un problema de convivencia entre ciclistas y transeúntes ante un triste suceso en el que el peatón falleció

18.02.2017 09:31 h. Actualizado: 18.02.2017 09:31 h.
3 min

La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha señalado por primera vez al Ayuntamiento de la capital catalana como responsable indirecto de un lamentable suceso en el que un peatón falleció al ser atropellado por una bicicleta. Da la razón a la familia de la víctima en el último caso que se ha registrado en la ciudad y alerta del “grave problema de convivencia que se da entre ciclistas y transeúntes”.

El organismo, según La Vanguardia, indica que los carriles bici que están ubicados en las aceras de Barcelona representan un peligro. Pone el acento en el mal estado de los que transcurren por avenida Diagonal, paseo de Gràcia y paseo Sant Joan, donde es habitual que los ciclistas salgan fuera de su carril y los peatones los ocupen para cruzar la calle.

El trágico suceso

Eso mismo ocurrió el pasado 27 de abril. JPA, de 69 años, cruzó Diagonal a la altura de la calle Pau Claris para dirigirse a un recital de la asociación Poesia Viva. Fue atropellada por una bicicleta que no tuvo tiempo de frenar al ver a la directora de la escuela Ramon Llull. Circulaba por su carril bici, dos simples rallas pintadas en el suelo sin ningún tipo de elemento que lo segregara de la acera.

Así consta en el expediente de la sindicatura de Barcelona. El documento no entra en determinar si la culpa del suceso fue del ciclista o de la viandante. Se limita a certificar si se han aplicado los “principios de buena administración para la salvaguarda de los derechos fundamentales en la ciudad”. También carga contra la Guardia Urbana por el retraso en responder a las demandas de la institución.

Segregar los carriles bici

Vilà pone deberes al Gobierno de Ada Colau. Le pide que haga “compatible y seguro el pedaleo con la seguridad del resto de ciudadanos, sobre todo los peatones”.

El Ayuntamiento de Barcelona prevé abrir 130 nuevos kilómetros de carriles bici en la ciudad en 2017. La Síndica pide que se prioricen los proyectos para segregar los existentes que pasan por la acera.