Menú Buscar
Las víctimas de los abusos en Montserrat piden firmas y explicaciones a la Iglesia / EFE

La Iglesia pide perdón por los casos de pederastia en Cataluña

Los obispos catalanes se comprometen a denunciar todos los posibles abusos "fundamentados" y educar a los religiosos en contacto con menores

12.02.2019 13:34 h.
3 min

La Iglesia catalana pide perdón por los abusos a menores y se compromete a reparar el daño causado a las víctimas: “nos solidarizamos con su dolor”, y también con “todas las personas a las que el conocimiento de estos hechos ha escandalizado”. Así se han expresado los obispos después de los escándalos en Montserrat y de los casos de pederastia en algunas parroquias, como la de Constantí (Tarragona).

Los líderes católicos han hecho público un comunicado después de la reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense, que incluye a los obispos de Tarragona​ y Barcelona. Aseguran que la Iglesia “actuará con determinación para proteger a los niños y a los adultos vulnerables, eliminando todo tipo de tolerancia o encubrimiento”.

Medidas drásticas

Para prevenir que puedan volver producirse casos como los hechos públicos estos últimos días, los obispos quieren endurecer las condiciones para que el personal religioso pueda trabajar con niños. En el comunicado afirman que tomarán “rigurosas medidas de prevención, a partir de la formación a aquellos a quienes les serán confiadas misiones de responsabilidad y educativas”.

Los sacerdotes reiteran su “compromiso con el cumplimento de la legislación vigente, canónica y civil”. En otras palabras, la Iglesia se compromete a denunciar todos los posibles abusos que la propia institución detecte o de la que se tenga conocimiento de algún caso de pederastia “fundamentado”. El comunicado también hace mención al caso del Papa Francisco, que próximamente convocará a los presidentes de las Conferencias Episcopales Mundiales para “combatir estas acciones deshonestas y delictivas que tanto afectan el anuncio del Evangelio.

De Montserrat a Tarragona

Muchos casos de pederastia dentro de la Iglesia católica española se han destapado en Cataluña. El más mediático fue, sin duda, la denuncia de un grupo de antiguos estudiantes de la Escolania de Montserrat que acusaron al ya fallecido monje Andreu Soler de haber abusado de ellos. Este religioso se encargaba de los escoltas y de los campamentos para jóvenes. Los afectados han acusado a la Abadía de haber encubierto al presunto pederasta.

La notica coincidió con otra denuncia, en el municipio tarraconense de Constantí, por los abusos del sacerdote del pueblo a menores de la parroquia. El sacerdote Pere Llagostera tocaba presuntamente a los niños aprovechando que los llevaba de campamentos. 

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información