Menú Buscar
Así se anunciaba Toni, el falso expolicía rumano que ofrecía seguridad a los turistas de Barcelona / CG

El expolicía rumano que ofrecía seguridad a los turistas de Barcelona era un impostor

La Policía Nacional identifica a Toni y descubre que cumplió una condena de 20 años en su país por tráfico de drogas

3 min

Toni, el supuesto expolicía rumano que ofrecía seguridad privada a los turistas de Barcelona, era un impostor. La Policía Nacional ha descubierto que no solo maquilló su currículum, sino que cumplió una condena de casi 20 años en su país por tráfico de estupefacientes. Ello le ha costado una denuncia administrativa por infringir la ley de seguridad privada.

El farsante comenzó a anunciarse por medio de carteles en las calles y a través de las redes sociales, por lo que facilitó mucho el trabajo de la policía. La Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (Ucrif) de la Policía Nacional estableció un dispositivo en el que logró identificar al falso expolicía.

Negocio ilegal

Toni ofrecía sus servicios como escolta por 50 euros la hora y protegía grupos de hasta 40 personas. Los más interesados eran los turistas italianos y alemanes, según explicó en conversación con este medio, donde también deslizó que dejó su (falsa) profesión de agente policial por un “problema médico”.

El hombre montó su negocio ilegal (estaba en proceso de regularizarlo) a raíz de la muerte de una alta representante de Corea del Sur en Barcelona en un robo. Apenas llevaba ahora dos meses en España y anunció que, si le iba bien en Barcelona, ampliaría a Madrid su área de protección.

Llamada de auxilio ciudadano

Este caso coincide con la llamada de auxilio de la plataforma ciudadana Salvalona, que pide más agentes de los Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana de Barcelona para atajar "la inseguridad que sufre" la ciudad. También exige reformas en el Código Penal, entre otros puntos.

Pide que se reabra la comisaría de Mossos d'Esquadra de plaza Catalunya, que se reforme el Consejo de Seguridad para dotarlo de "espacios reales de participación" y que se refuerce la fiscalía especial de Ciutat Vella --o, en su defecto, se cree una especial para robos--.

Código Penal más duro

También reclama un "segundo juzgado para juicios inmediatos" de forma indefinida, con los recursos necesarios en materia de personal, y que se modifique la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local (Lrsal) para que el límite presupuestario no sea un escollo para convocar más plazas de policía.

Salvalona solicita reformar el Código Penal para que el ingreso en prisión no se pueda suspender al amparo del artículo 80 CP cuando el condenado sea un ladrón reincidente, y que se agraven las penas para este perfil de delincuente.

Destacadas en Vida