Menú Buscar
Dos estatuas humanas con carteles reivindicativos en La Rambla de Barcelona / CG

Las estatuas humanas de La Rambla critican la nueva regulación de Colau

Los artistas reclaman flexibilizar los horarios, el número de licencias, su localización y el excesivo celo sancionador de la Guardia Urbana

26.02.2019 17:42 h.
4 min

El presidente de la asociación República de las Estatuas Humanas de La Rambla de Barcelona, Walter San Joaquín, ha criticado hoy la nueva regulación de la actividad que ha promovido el equipo de gobierno de Ada Colau, que incluye horarios diferenciados entre verano e inverno y reduce de 30 a 24 las licencias --con dos turnos de doce estatuas--.

"Buscan desestructurar el arte de calle", ha sostenido San Joaquín y ha pedido que su actividad dependa del Institut de Cultura de Barcelona (Icub) y no quede discriminada respecto a otras, como la música de calle, que ve con ventajas respecto a las estatuas humanas.

Horarios y extranjeros

El activista considera que la normativa es xenófoba porque no permite la inscripción al concurso a artistas de calle extranjeros si no tienen permiso de residencia --lo que no ocurre con la normativa de músicos de calle, que sólo requieren tener pasaporte vigente-- y ha exigido cambiar este aspecto de la regulación, que asegura que ha sido redactada unilateralmente por el gobierno municipal.

Además, ha advertido de que el nuevo horario --de 10.00 a 19.00 horas en invierno con cambio de turno a las 14.00 y de 9.00 a 23.00 horas en verano con cambio a las 16.00-- impedirá que las estatuas se coloquen en horas y días de afluencia, como las noches de las fiestas de Navidad, y también en horarios en que personas pasean por la vía después de cenar.

Localización

Las estatuas humanas quieren volver a instalarse a lo largo de La Rambla y no sólo en la de Santa Mònica, una "zona inhóspita, poco transitada" y nociva para la salud de los artistas, al ser un espacio abierto cerca del mar con vientos fuertes y sin refugios, tampoco para la lluvia ni el sol, lo que ha conllevado problemas de salud a artistas, según las alegaciones que presentó el colectivo ante la regulación.

El colectivo también critica que existen personas con licencia y punto autorizado que llevan años sin ocuparlo o haciéndolo pocos días sin que otra persona pueda actuar en el lugar pese a estar vacío, y avisa de que no existe obligación legal para exigir a los artistas darse de alta en Hacienda, la Seguridad Social y Autónomos.

Multa y retirada del traje

San Joaquín ha criticado que se produce un "enfrentamiento constante con la Guardia Urbana" a causa de las directrices del ayuntamiento. Y ha denunciado que en agosto fue sancionado un miembro del colectivo por colocarse fuera de su punto de actuación en La Rambla y que se le decomisó el material.

El presidente de la entidad ha asegurado que el artista --con el personaje de pistolero-- no ha podido volver a actuar desde entonces porque no puede asumir los casi 200 euros que exige la Guardia Urbana para devolverle el vestuario, algo ante lo que solicitó por carta la intervención del comisionado de Cultura, Joan Subirats, aunque dice que no se ha resuelto.