Menú Buscar
Flores colocadas en la calle del club nocturno de Orlando donde se ha perpretado el ataque.

El atacante juró obediencia al líder del Estado Islámico momentos antes del tiroteo

El responsable del ataque, Omar Mateen, llamó al 911 para significarse a favor del grupo terrorista

Redacción
3 min
El responsable del ataque contra el club gay de Orlando llamó momentos antes de su acción al 911 para jurar obediencia al líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, según ha informado la cadena NBC, que cita fuentes policiales.

La investigación estarían intentando saber si el extremismo era el motivo del sospechoso, Omar Mateen, un estadounidense de 29 años de familia afgana, después de que el propio padre de Mateen apuntara a que el odio homófobo podría ser el motivo de esta acción.

"Pedimos perdón por todo esto. No teníamos ni idea de lo que iba a hacer. Estamos tan conmocionados como el resto del país. Aquí no ha habido motivos religiosos", comentó en declaraciones a la cadena estadounidense NBC.

Actitudes homófobas

El padre de Mateen indicó que su hijo había manifestado hace dos meses su enfado tras ver a dos hombres besándose en el centro de Miami y opinó que ese podría haber sido el motivo que le llevó a efectuar la matanza.

Mateen, nacido en Nueva York y residente en Florida, estaba casado y tenía un hijo de tres años de edad, según confirmó su padre. El joven, de acuerdo con las autoridades, mantenía conexiones con "elementos radicales islámicos" pero carecía de antecedentes delictivos.

El FBI lo investigó en dos ocasiones anteriores

La policía federal estadounidense, el FBI, investigó al responsable del atentado contra el club Pulse de Orlando, Omar Mateen, hasta en dos ocasiones, en 2013 y en 2014, pero en ambos casos se cerró la investigación por considerar que no había hechos constitutivos de delito.

La primera investigación se abrió en 2013 a raíz de unos comentarios incendiarios que realizó Mateen a sus compañeros de trabajo en los que afirmaba tener relación con organizaciones terroristas, ha explicado el encargado de la investigación, el agente especial del FBI Ron Hopper en rueda de prensa desde Orlando.

"El FBI investigó minuciosamente la cuestión, entrevistó a testigos, realizó un seguimiento físico y comprobó los archivos", ha indicado Hopper. Durante esta investigación se interrogó dos veces al propio Mateen, pero "no se pudo verificar la veracidad de sus afirmaciones", por lo que se cerró la investigación.

Al año siguiente, en 2014, se investigó a Mateen por su presunta relación con Omar Abu Salah, un suicida estadoundiense. "Entonces concluimos que su contacto fue mínimo y no suponía una relación sustancial ni una amenaza", ha argumetnado Hopper.