Menú Buscar
Un autobús urbano, de transporte público, impacta contra una farola en Oviedo / EP

¿Qué derechos tengo si sufro un accidente en transporte público?

El precio del billete incluye un seguro de viajeros por el que los pasajeros pueden recibir una indemnización de hasta 42.000 euros en caso de lesión

14.08.2019 00:00 h.
4 min

El cambio climático es la excusa perfecta para restringir el uso de vehículos contaminantes en las ciudades y, de algún modo, controlar los movimientos de la población. En este escenario, los gobernantes dejan pocas alternativas: o gastar mucho dinero en un coche verde o apostar por el transporte público. Por ello, porque muchos ciudadanos elegirán la segunda opción –muchos ya lo hacen–, conviene saber qué derechos tienen si sufren un accidente de metro, tren, autobús, telesilla, barco u otro medio, ya sea en forma de choque, incendio, explosión, golpe exterior o avería.

Lo que nadie cuenta es que el precio del billete incluye el llamado seguro obligatorio de viajeros (SOV o SOVI), que “tiene por finalidad indemnizar a los pasajeros cuando sufran daños corporales en un accidente que tenga lugar dentro de un medio de transporte público de personas”, según explica Ignasi Vives, del despacho de abogados Sanahuja Miranda. Por ello, añade su compañero Víctor García, conviene conservar el bono, aunque moleste por la acumulación de papeles en los bolsillos. Con todo, el SOVI también cubre a las personas exentas de comprar un tique, como los menores de edad en algunos casos.

Acudir al médico antes de 72 horas

¿Cómo hay que proceder en caso de accidente? Lo primero, y más evidente, es acudir al médico para conocer el alcance de las posibles lesiones. Ello debe hacerse en las primeras 72 horas, siempre y cuando los daños no requieran hospitalización (si el afectado cuenta con otro seguro obligatorio, el plazo de cobertura podría extenderse hasta 10 días). Y, después, presentar el parte médico, las evoluciones de los daños y el billete en la empresa de transportes para que evalúe las dolencias. Hay un año para ello. Con toda la documentación en la mano, la compañía estimará hasta qué punto la “negligencia” es responsabilidad propia o es del usuario.

“La atención médica inmediata es lo más conveniente en caso de accidentes de transporte público, porque en caso de no contar con parte médico no habrá indemnización”, aclaran Vives y García. Se necesita este documento “para establecer la relación de causalidad entre el accidente y el daño sufrido”. Con ello, el SOVI comprende las indemnizaciones y la asistencia sanitaria cuando como consecuencia de un accidente se produzca la muerte, invalidez permanente o incapacidad temporal del viajero. Como apunte, este seguro no libera a las empresas transportistas de la responsabilidad civil en que pudieran incurrir.

Entre 1.200 euros y 42.000 euros

Dicho esto, el Real Decreto 1575/1989 de 22 de diciembre recoge el importe de las indemnizaciones, que oscilan entre los 1.200 euros y los 42.000 euros en función de la gravedad del daño. En caso de muerte, la compensación es de 36.000 euros y, si una embarazada pierde a su bebé, recibirá 2.700 euros.

Las indemnizaciones se reparten en 14 categorías que contemplan todas las dolencias: desde fracturas, hasta amputaciones, pasando por quemaduras, hernias, luxaciones, hemiplejías, tetraplejías y ceguera, entre otros.

Puede consultar la tabla de indemnizaciones en este enlace.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información