Menú Buscar

Crimen de la Guardia Urbana: Rosa se compara con la víctima de 'La Manada'

"Tuve miedo, mucho miedo, por eso tardé en denunciar a Albert y por eso no pude oponerle resistencia", afirma la agente imputada

Crimen de la Guardia Urbana: Rosa se compara con la víctima de 'La Manada'
15.05.2018 00:00 h.
4 min

"¿Acaso podemos exigir a la pobre víctima de La Manada que fuera valiente? ¿Por qué a mí sí se me puede exigir?".

Rosa Peral insiste en que el "miedo insoportable" que experimentó aquel día 1 de mayo​ cuando Albert López irrumpió en su casa con un hacha, tras saltar el muro exterior, la atenazó. Fue tal su bloqueo, dice en declaraciones a Crónica Global, que no pudo denunciar lo que vio e intuyó la noche de los hechos hasta trascurridos 15 días, cuando, con la ayuda de su hermano, se personó en comisaría.

Amenazas insoportables

Peral que, como su examante, el también guardia urbano Albert López, permanece en prisión por la muerte de su novio, Pedro Rodríguez, reitera que López la amenazó​ con matarla a ella y a sus hijas, y eso explica su actitud de los días siguientes a la desaparición de Rodríguez.

Sin "super-poderes"

"Quizá sea demasiado difícil de entender --dice irónicamente-- que tenga miedo a un ex con infinitos periodos de violencia, antecedentes por sobrepasarse en sus acciones, del que he recibido insultos, amenazas, que me apareciese en casa con un hacha y una pistola pero, con todo eso, yo debía de haber dejado a mis hijas y haber sacado mi supuesto super-poder que según el fiscal y la jueza debo de tener por ser policía".

Rosa Peral se refiere al momento de los hechos, la noche del día 1 de mayo, cuando trató de disuadir a un enervado Albert quien, según su versión, hacha en mano irrumpió en su casa de Cubelles donde se encontraban Pedro y las hijas de Rosa de 4 y 6 años.

"Yo no, él sí"

"Ha fallecido una persona, Pedro. ¿Quién la odiaba? Yo no, él [Albert] sí. Hay una única posibilidad de fallecimiento según la autopsia: estrangulación. No hay veneno ni pociones mágicas que inventar. ¿Quién tiene la suficiente fuerza para hacerlo? Hay una casa con habitantes en su interior con menores. ¿Quién seria capaz de hacer algo así en ese espacio y esas condiciones? Ya te aseguro que yo no, él sí", plantea la agente.

Y añade: "¿Quién justifica la compra de un hacha? Yo no, él sí. ¿Quién justifica la compra de gasolina --con la que se calcinó el coche de Pedro Rodríguez, con él dentro--?. Yo no, él sí. ¿Quien insiste en quedar en esa época, anterior y posterior a los hechos? Yo no, él sí. ¿Quién formatea su móvil poco antes de la detención? Yo no, él sí. Y me están juzgando por las relaciones sentimentales pasadas, todas anteriores a Pedro. Increíble".

"Lo he perdido todo"

Rosa Peral pide un juicio justo y reclama poder ver a sus hijas: "Albert no ha perdido nada, solo que no vive en su casa y su entorno. Yo he perdido a mi pareja, llevo un año sin ver a mis hijas, viendo como sufre mi familia y todo por el mero hecho de no haber sido más valiente. ¿Por qué que a mí se me puede exigir?".

¿Quiere hacer un comentario?