Menú Buscar
Una niña celebra su primera comunión

Créditos para pagar las comuniones de esta primavera

Los préstamos rápidos de algunas compañías suponen un mayor desembolso en intereses que los ofrecidos por los bancos

6 min

Con la llegada del buen tiempo es cuando se desarrollan las comuniones, eventos de carácter familiar que reúnen a una gran cantidad de invitados.

¿Cuánto dinero puede gastarse en un evento de estas características? Según estudios realizados por las organizaciones de consumidores, la celebración de una comunión puede generar un desembolso medio en torno a 4.000 euros. La cantidad varía en función de los invitados y de los servicios requeridos hasta sobrepasar la barrera de 5.000 euros en las reuniones más exigentes.

¿De dónde salen estos cálculos? Del traje, reportaje fotográfico, recordatorios, regalos y otros complementos. Aunque es el banquete el que se lleva la mayor parte del presupuesto, ya que un menú de comunión raramente baja de 40 euros por persona. Un convite para 50 comensales originaría un gasto de 2.000 euros, aproximadamente.

¿Cómo sufragar este nuevo gasto?

Buena parte de los hogares españoles no tendrá más remedio que acudir a la financiación. No son importes excesivos, pero requerirán de una línea de crédito mínima a partir de 2.000 euros para una reunión de pocas personas.

La primera alternativa procede de la propia nómina de los demandantes. Hay dos estrategias al respecto. Una es el adelanto de una o dos mensualidades. Es la opción más ventajosa y permite el ahorro de los intereses, aunque habrá que domiciliar la nómina para que el banco cuente con un plazo de devolución muy corto, no más allá de dos o tres meses. No genera comisiones ni gastos de gestión.

La segunda se basa en demandar un préstamo a través de la cuenta corriente vinculada a los ingresos regulares. Se minimiza el abono de los intereses, porque tendrá un trato preferente y personalizado como para ahorrarse un par de puntos porcentuales sobre las tarifas habituales que ofrecen los bancos, hasta conseguir un interés medio anual en torno al 7 %. Permitirá devolverlos en unos plazos más dilatados para flexibilizar la operación y disponer de más tiempo.

mesa comunion

Restaurante preparado para una celebración

Créditos rápidos, pero pagando más

Un préstamo para una comunión es un buen negocio para las empresas de créditos rápidos y cuya estrategia se basa en ofrecer una pequeña cantidad a corto plazo. Están destinados a cualquier clase de necesidades ocasionales y sin esperas. Otra cosa es el coste que los padres asumirán desde que asuman su decisión.

La solución más rápida parte de los denominados créditos de concesión instantánea que vienen desarrollando las plataformas financieras cada vez con mayor frecuencia, con unas condiciones de contratación más suaves con respecto a los requisitos que demandan las alternativas de financiación más convencionales.

Prácticamente, las exigencias son mínimas para que, en pocas horas, los demandantes puedan disponer en sus bolsillos de pequeños importes, aunque a cambio de aceptar un interés mucho más exigente que en la mayoría de las ocasiones: es muy frecuente que superen la barrera del 20%, con penalizaciones muy agresivas en caso de incumplirse el contrato: fechas de abono, impagos o retrasos en la amortización. No será de extrañar, por tanto, que al final se pague mucho más dinero del solicitado.

Oferta de los bancos: desde el 6% de interés

De todas formas, las propuestas de las entidades financieras siguen siendo el recurso al que acuden miles de familias por estas fechas. Kutxabank ha confeccionado el Minikredit para disponer rápidamente de hasta 3.000 euros y sin excesivos trámites administrativos. Puede ser contratado desde el servicio de banca online o desde la app. La cuantía máxima dependerá del límite preconcedido del que disponga el cliente en ese momento. Con un plazo de amortización más flexible y que oscila entre tres meses y 36 meses.

Cetelem, por su parte, ofrece un crédito familiar para satisfacer esta demanda social, para importes superiores a 3.000 euros. Conlleva un interés a partir del 5,95% TIN, aunque sin comisiones, ni gastos adicionales. Puede devolverse en un plazo que va desde los tres meses y con un máximo de ocho años.

El Préstamo Naranja que viene impulsando ING Direct es otra de las alternativas para buscar financiación para un imprevisto familiar como el derivado por la celebración de las comuniones. Aunque solamente será válido para las grandes reuniones familiares ya que el importe mínimo para su concesión es de 6.000 euros. Con un tipo de interés del 8,95 % y un plazo de amortización a gusto del usuario, entre 24 meses y 84 meses.