Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Familia segura

La COVID-19 hace replantearnos la necesidad de contratar seguros de vida

Te contamos cómo funcionan esta clase de seguros y cuál es el momento idóneo para lanzarnos a su suscripción

4 min

Los seguros de vida se han convertido en uno de los productos más demandados por los particulares pues muchos se han percatado –debido a la COVID-19– de la importancia de tener todo bien atado en caso de deceso o incapacidad grave. Desafortunadamente la actual pandemia nos ha abocado a una incertidumbre pues este virus nos puede sorprender con una virulencia insospechada, incluso aunque no pertenezcamos a uno de los considerados como grupos de riesgo.

Así, aunque todos estamos familiarizados con las pólizas referidas al hogar o a los automóviles, no lo estamos tanto con esta clase de pólizas. Sin ir más lejos, ¿sabías que es posible tener contratadas varias pólizas de esta naturaleza? Por este motivo, te proporcionaremos las pautas necesarias para acertar en su contratación. 

¿A qué edad debemos contratar un seguro de vida?

Sin duda, una de las preguntas más frecuentes es saber cuál es el momento propicio para ello. En concreto, los expertos aseguran que lo más oportuno es hacerlo entre los 30 y los 50 años. También es cierto que el hecho de formar una familia constituye una de las principales motivaciones que animan a muchas personas a suscribir un seguro de vida, sobre todo si el trabajo que desempeñamos es el único ingreso con el que contamos.

Asimismo, resulta relevante el detalle de la hipoteca. De esta manera, si solicitamos una hipoteca, es importante que contemos con una contratación de un seguro de vida que garantice que los nuestros no se verán en un aprieto económico para poder asumir su pago, sobre todo si se trata del fallecimiento de alguno de los progenitores que sufragan la mayor parte de los gastos familiares. En estos casos, es importante que cubra el 100 % del préstamo ya que, de esta manera, evitaremos que la familia arrastre una deuda demasiado onerosa.

¿Existen diferentes tipos? 

Las aseguradoras suelen ofrecernos dos clases de seguro de vida dependiendo de cuánto se extiendan en el tiempo. En concreto, nos podemos topar con estas dos tipologías:  

•           Seguros de vida entera: su vigencia se extiende durante toda la vida del asegurado y sus beneficiarios recibirán una indemnización en el momento del fallecimiento o invalidez del asegurado.

•           Seguros delimitados a un tiempo concreto: se trata del típico caso de la póliza que se concreta con ocasión de un viaje y mientras dure este. De esta manera, se pretende ofrecer una cobertura económica por un tiempo determinado, que es el periodo por el que estará cubierto el asegurado.

Contratar varios seguros de vida al mismo tiempo

Quizás te pille de nuevas el hecho de que puedas contratar varios seguros de vida y compatibilizarlos sin mayor problema ya sea con la misma compañía aseguradora o con distintas.

Esto se hace para dotar de mayor protección a nuestra familia y cubrir cualquier eventualidad que pueda surgir. En cualquier caso, recuerda que la Ley 50/1980 del Contrato de Seguro marca que una persona no se podrá enriquecer injustamente a través de un seguro. Por lo tanto, no podrás cobrar dos o más veces por un mismo siniestro.

--

Contenido patrocinado