Menú Buscar
El consejero de Sanidad, Toni Comín, en el Parlamento catalán en una sesión anterior.

Comín demoró la alerta de un brote vírico en Cataluña durante 11 días

La Consejería catalana de Sanidad lanzó un aviso pediátrico por enterovirus el 6 de mayo, pero mantuvo el 'apagón informativo' hasta el día 17

Ignasi Jorro
2 min

La Consejería catalana de Salud, que comanda Toni Comín, retrasó la comunicación de un brote vírico que afectaba a decenas de niños en el territorio durante 11 días. El departamento lanzó una alerta pediátrica por enterovirus el 6 de mayo, pero no lo hizo público hasta el día 17. Además, como avanzó Crónica Global, la comunicación de la consejería no llegó a todos los pediatras catalanes.

Comín ha admitido el jueves en el Parlamento catalán que embargó "deliberadamente" la comunicación del brote vírico. Lo hizo, ha agregado en una comparecencia en la Comisión de Sanidad de la cámara, "para no convertir la alerta en alarma".

Críticas de la oposición

Los partidos de la oposición han reprendido al consejero por su política comunicativa. Las formaciones con representación en el hemiciclo han elogiado a los profesionales sanitarios de la región, pero han lamentado la opacidad de la consejería.

"Hubo un apagón informativo de 40 horas durante el brote", ha denunciado la portavoz del PSC en la Comisión de Sanidad, Assumpta Escarp, en referencia a una escueta nota de prensa enviada por el departamento el 17 de abril y la comparecencia posterior del director del Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), Josep Maria Argimon, 40 horas después.

Estabilizado con 60 casos

Comín ha dado por "estabilizado" el brote de enterovirus en Cataluña. Según la consejería, hay 60 menores de seis años infectados, 17 de ellos ingresados en hospitales. Cuatro permanecen en la unidad de cuidados intensivos (UCI) tras haber sufrido alteraciones neurológicas.

La gestión del consejero durante la crisis sanitaria ha sido criticada por los profesionales del sector, partidos de la oposición y pacientes.

En este sentido, cabe recordar que el departamento que dirige Comín evitó decir que una niña había quedado tetraplégica a consecuencia de la violenta cepa de virus estacional. Además, también eludió confirmar que investigaba una posible muerte a causa del enterovirus en el hospital de Reus.