Menú Buscar
La fachada del Institut Català de la Salut (ICS), en la Gran Via de les Corts Catalanes de Barcelona / CG

Comín da por buenas las oposiciones 'chapuceras' pese a las alegaciones de los aspirantes

El tribunal calificador admite el uso de teléfonos móviles durante el examen, pero considera que en ningún caso afectó a los resultados

Margalida Vidal
4 min

El segundo examen de las oposiciones de enfermería del Institut Català de la Salut (ICS), órgano dependiente del departamento que preside Toni Comín, será la última semana de septiembre. Las presuntas irregularidades que envolvieron la primera convocatoria en cinco años no han tenido la fuerza suficiente como para que el tribunal calificador haya dictaminado la anulación o la repetición de la prueba.

Los resultados del primer examen de enfermería, el que más polémica causó, fueron publicados el viernes. La diligencia indica la anulación de cuatro preguntas, un hecho habitual en pruebas de este tipo, y da respuesta a alegaciones de los aspirantes. El 23 de junio, cuatro días después de la prueba, el ICS aseguraba que no tenía constancia de haber recibido ninguna reclamación. Ahora, da respuesta a las protestas.

Igualdad de condiciones

A través del documento, Salud admite uno de los hechos que más revuelo provocó entre los candidatos: el uso de teléfonos móviles durante el examen. Fue a raíz de un apagón que se produjo en 14 de las aulas y que duró entre 3 y 6,22 minutos, tal y como indica el ICS. “Algunos aspirantes activaron sus móviles para iluminarse”, pero los guardaron ante las “advertencias de los jefes de aula”.

Pese a confirmar lo que denunciaron varios de los candidatos, el tribunal calificador observa que “no se aprecia un resultado distinto en las cualificaciones obtenidas entre las aulas en las que hubo corte de luz y las que no”. Es por esto que concluye que no supuso una “infracción de los principios de igualdad, mérito y capacidad”.

417 aptos de 6.723 presentados

La diligencia niega las demás alegaciones. Éstas denunciaban retraso en el inicio de la prueba, masificación y calor en las clases y, según el ICS, ninguna de ellas tuvo ningún efecto en el desarrollo del examen. Es por esto que considera que fue “correcto” y da por buenos los resultados.

Un total de 7.749 personas estaban convocadas. De ellas, 6.723 se presentaron al examen y solo el 6,2% han sido cualificadas como aptas. La nota de corte que han superado 417 aspirantes ha sido de 65,625 sobre 100. Éstos tendrán que presentarse a un segundo examen, previsto para finales de septiembre. Las plazas disponibles para enfermeros en la sanidad catalana son 136.

Próximos pasos

“El plazo para recurrir a los resultados es el mes de agosto, cuando todo el mundo está de vacaciones”, se quejan desde la CGT. Aseguran que ninguno de los aspirantes que presentó alegaciones ha recibido una contestación individualizada, sino que la publicación de la diligencia ha sido la única réplica. Fuentes del sindicato afirman que una veintena de candidatos han mostrado su interés en presentar un recurso a través de los delegados sindicales. La gerencia del ICS será la encargada de dar respuesta, que desde la CGT prevén similar a esta.

Y añaden que “después de esto solo queda la demanda, pero puede costar entre 400 y 700 euros, y, además, pueden pasar años antes de que haya una sentencia”. Es el caso de las últimas oposiciones a enfermería del ICS. Celebradas en 2010, su resultado fue llevado a juicio por 29 aspirantes, a los que el Tribunal Supremo dio la razón en junio. Tras la resolución, el ICS estudia ahora cómo ejecuta la sentencia que obliga a anular 10 de las 90 preguntas del examen.