Menú Buscar
El sistema de bioingeniería que ayuda a rehabilitar a los pacientes de ictus / CG

La ciencia sale del laboratorio: robots, chips y 'apps' devuelven calidad de vida a los mayores

Desde la bioingeniería se trabaja para brindar herramientas a la medicina que logren mejorar la vida después de los 60 años; en CosmoCaixa se han presentado las últimas novedades

6 min

Está previsto que entre los años 2000 y 2050, el número de personas mayores en el mundo se duplique. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2050 una de cada cinco personas tendrá más de 60 años. Los adultos mayores son quienes más sufren de enfermedades --a menudo crónicas y discapacitantes-- y es por eso que los expertos en bioingeniería están poniendo sus esfuerzos en mejorar la calidad de vida de este segmento de la población.

La idea es que la ciencia no se quede en el laboratorio, por esto, el director del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), Josep Samitier, explica que su misión es “ayudar a generar herramientas para la medicina, y esto se debate no solo desde el punto de vista tecnológico, sino desde las necesidades sociales existentes”.

Representantes de Fundación Bancaria La Caixa, IBEC y BioCat, tras las jornadas de bioningeniería en CosmoCaixa / CG

Representantes de Fundación Bancaria La Caixa, IBEC y BioCat, tras las jornadas de bioningeniería en CosmoCaixa / CG

Envejecimiento saludable

“Cuando estamos bien es cuando somos autónomos, y cuando aparecen impedimentos, inmediatamente baja la calidad de vida”, explica Samitier. Esa disminución de la autonomía física suele aparecer en muchos adultos mayores: “La generación del baby boom --años 60 y principios de los 70-- es la que pronto se verá cerca de estas limitaciones, y por suerte, vemos que la bioingeniería y la biotecnología, están cambiando las formas de vida de la tercera edad”.

Los avances propuestos durante las "Jornadas de Bioingeniería para un Envejecimiento Saludable", que se celebraron el jueves en CosmoCaixa, dejaron novedades que ya se están aplicando. Hoy por hoy hay cuatro líneas principales de investigación: aplicaciones móviles, robots asistenciales, diagnósticos por medio de chips y la medicina regenerativa.

App para controlar apneas de sueño

El mHealth4Sleep es una aplicación que se puede descargar en el móvil, desarrollada por el IBEC y el Hospital Clínic. El dispositivo se engancha en el abdomen y su función es captar los movimientos del diafragma y hacer el seguimiento de las apneas (suspensión de la respiración).

El doctor Raimon Jané, jefe del grupo de investigación del IBEC, asegura que esta tecnología es una gran ventaja “para monitorizar la salud de personas mayores, sin que tengan que moverse de sus casas, ya que muchas de ellas suelen padecer apneas de sueño”, aunque asegura que para hacer algún tipo de diagnóstico es necesario pasar una noche en el hospital.

El doctor Jané muestra el funcionamiento de la app para controlar la apnea / CG

El doctor Jané muestra el funcionamiento de la app para controlar la apnea / CG

Un ‘videojuego’ para la recuperación del ictus

Los robots ya han llegado a muchos hogares, al menos para asistir en tareas de limpieza. Ahora llegan en un rol diferente, y es el de complementar la asistencia a los mayores. Rehabilitation Gaming System es un sistema diseñado para mejorar la recuperación de los pacientes que han sufrido ictus, mediante realidad virtual y métodos de gamificación. Es un ordenador más un sistema Kinect que sirve para que la rehabilitación sea más intensa y motivadora.

Demostración de 'videojuego' que usa realidad virtual para recuperar a pacientes con ictus

Demostración del 'videojuego' que usa realidad virtual para recuperar a pacientes con ictus / CG

La doctora Belén Rubio, de Biocat, explica que el sistema se ha probado en más de 500 pacientes durante 10 años, y que la investigación se ha basado en la comprensión. “Si entendemos mejor cómo funciona el cerebro, es posible potenciar esas funciones. Para ello nos hemos basado en principios neurocientíficos para maximizar la eficiencia del sistema”.

El Gaming System permite mapear el movimiento del avatar --que es en realidad el de la persona que lo usa--, por lo que es posible que el paciente haga en la realidad virtual lo que no puede hacer en la realidad.

Empoderar al paciente

Los diagnósticos rápidos ofrecen tratamientos a tiempo, y por lo tanto consiguen minimizar las consecuencias discapacitantes de una enfermedad. Actualmente se trabaja en el diseño de un chip para detectar diferentes enfermedades.

Por ejemplo, detectar si el origen del ictus es una hemorragia o una trombosis, ya que los tratamientos son muy diferentes. Este tipo de prueba se podría realizar en la ambulancia para no perder tiempo.

Órganos en 3D

La medicina regenerativa es la gran apuesta de la bioingeniería. Estudia las maneras de reparar los tejidos y órganos dañados a causa del envejecimiento, así como se cambian las piezas de un coche conforme va necesitando mejoras. Desde el IBEC trabajan con una bioimpresora 3D para conseguir crear riñones e injertos cardíacos, con el objetivo de regenerar las partes muertas de los corazones que han sufrido infartos.

El director del IBEC, Josep Samitier, ha reconocido que aún no es posible hablar de cuándo exactamente se podrá trasplantar un órgano impreso con tecnología 3D, aunque ha asegurado que probablemente de aquí 30 años se convierta en un procedimiento normal.