Menú Buscar
Así preparaban los explosivos los terroristas en Alcanar

Una célula yihadista planeaba atentar en Lloret de Mar

Uno de los presos por los ataques de Barcelona y Cambrils confesó que otro grupo terrorista también quería sembrar el miedo en Cataluña

07.08.2018 20:11 h.
4 min

Una célula yihadista de Francia pretendía atentar en la turística Lloret de Mar (Girona). Así lo declaró a la policía Mohamed Houli, uno de los terroristas detenidos tras los ataques de Barcelona y Cambrils. Según él, tres miembros de su grupo comentaron esta posibilidad.

La declaración de Houli, que sobrevivió a la explosión en la casa de Alcanar (Tarragona), se produjo porque tenía “miedo por su familia”. Así, confesó que los miembros de la célula a la que pertenecía decían que no estaban “solos”, que “conocían a otro grupo”, de ocho o nueve personas, de Francia, que “tenía pensado pasar a España por Andorra, comprar armas” y atentar contra el ayuntamiento y la policía de Lloret.

Objetivo: Sagrada Familia

Según escuchó Houli, esos hombres “eran los que mandaban” por él, eran “gente de dinero” y les iban a ayudar. No tenía más detalles, ni sabía si iba a ser una acción coordinada con la célula de Ripoll.

Al margen de ello, reconoció que el “principal” objetivo de su célula era la Sagrada Familia: “La forma de hacerlo no nos lo habían dicho. Creo que esperaban al último momento para indicarnos la forma, el día y la hora”. En todo caso, el imán Es Satty era quien mandaba.

"Nos prohíben el burka"

Por otra parte, los cinco terroristas que murieron tiroteados en Cambrils (Tarragona) celebraron horas antes un “acto litúrgico” de “camino sin retorno”, quemando sus pasaportes y cartas de despedida. Tres de ellos se ataviaron como “guerreros del pañuelo rojo” como muestra de su disposición “a morir en combate”. Los otros dos perdieron la prenda durante el ataque.

Uno de estos cinco terroristas, Moussa Oukabir, afirmaba que “todos los españoles son malos”, según contó su primo durante su declaración como testigo ante los Mossos d’Esquadra el 28 de febrero. Así argumentaba su posición: “No ves cómo nos tratan, no ves que nos prohíben el burka”.

Los pañuelos rojos

En cuanto al análisis policial, los agentes de los Mossos destacan la falta de adecuación en la “uniformidad de la indumentaria” de los terroristas en el momento de cometer los atentados, de lo que deducen que improvisaron tras la explosión de la casa de Alcanar. Por ello destacan los pañuelos rojos.

Otro de los documentos del sumario que ha visto la luz es un vídeo grabado el 13 de agosto en un vehículo (posiblemente el que usaron en Cambrils, un Audi A3) con Mohamed Hichamy de protagonista: “Qué sepáis que Alá, alabado sea, os ha preparado a los muyahidines de Ripoll, si Dios quiere hasta París”. “Os destrozaremos si Dios quiere”, promete en el mismo vídeo.

Atropellos y furgonetas bomba

Dicho está que los terroristas planeaban atentar en la Sagrada Familia y otras zonas emblemáticas de Barcelona, así como en Sitges. Para ello querían utilizar furgonetas bomba cargadas de explosivos caseros y bombonas, y realizar atropellos masivos con vehículos todoterreno “robustos” en zonas de “alta afluencia” o para empotrarlos “en algún objeto predefinido”.