Menú Buscar
Manifestación de repulsa contra los abusos sexuales /EFE

Dos años de cárcel por tocar el culo a dos mujeres

El TSJC ha condenado a un hombre a pagar 1.000 euros a cada una de las víctimas

27.12.2018 15:12 h.
3 min

Dos años de cárcel y 2.000 euros de multa por tocar el culo a dos mujeres en Barcelona. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha condenado a un hombre a 24 meses de prisión como autor de dos delitos de abusos sexuales, por manosear a las víctimas cuando iban por la calle.

Según ha avanzado El Confidencial, el condenado también ha sido inhabilitado para el derecho de sufragio pasivo --optar a cargos públicos--  mientras dure el tiempo de condena. También tendrá que hacerse cargo de los gastos del proceso judicial y ha sido condenado a abonar una indemnización de 1.000 euros a cada víctima por daños y perjuicios.

Transtorno disociativo

El agresor se acercó a dos mujeres por detrás, una de ellas menor, el pasado 5 de agosto de madrugada en Barcelona y las agarró con fuerza por los glúteos, y luego salió corriendo. En ese momento, según la sentencia, el hombre estaba en tratamiento por un “trastorno disociativo de origen afectivo”.

El auto recoge una condena de dos delitos de abuso sexual, y le impone una condena de 12 meses de cárcel por cada uno de ellos.

Recurso de apelación

Aunque la acusación particular alegó que la cantidad de 1.000 euros en concepto de indemnización que el condenado debía a pagar a cada una de las víctimas era “insuficiente” en un recurso de apelación, el tribunal lo ha desestimado.

La Fiscalía también interpuso otro recurso para solicitar un año de libertad vigilada como mínimo para el individuo, pero también ha sido rechazado por el TSJC que argumenta que éste es un delincuente primario.

Tocar el culo

La nueva doctrina fijada por el Tribunal Supremo establece que cualquier contacto físico con finalidad sexual y sin consentimiento supone un delito de abuso sexual. Así, actos como tocar el culo de otra persona pueden suponer una pena de prisión de entre seis meses y dos años.

Aún así, para que el acto sea considerado un delito, será necesario demostrar que existe voluntad sexual tras el tocamiento.