Menú Buscar
Restaurante Serendipity 3 / FLICKR El bocadillo más caro del mundo tiene oro

El ingrediente estrella del bocadillo más caro del mundo: el oro

El libro Guinness de los Récords añade a sus páginas un sándwich hecho de oro que ha sido catalogado como el más caro del mundo en 2018

3 min

El restaurante que hasta el momento era famoso por la creación de platos exquisitos y de un precio superior al que nos podemos imaginar trajo hace dos años una de las maravillas gastronómicas que se alzó ganadora de un puesto entre las páginas del libro Guinness de los Récords como el bocadillo más caro del mundo.

Serendipity 3 sorprendió al jurado y a los comensales con un sándwich denominado “Quintessential Grilled Cheese”, cuyo precio ascendía a más de 180 €. La razón principal era, sin duda, por su ingrediente estrella: el oro, elaborado por el afamado chef estadounidense Joe Calderon.

Sandwich de oro  GUINESS WORLD RECORDS

Presentación del sándwich de oro / GUINESS WORLD RECORDS

Ingredientes

Como cualquier bocadillo, los componentes principales eran dos rebanadas de pan especial francés de la marca “Pullman”, una de las más prestigiosas en cuanto a alimentación se refiere, creado con champán Don Perignon (de los más caros del mercado). Luego incorporó los copos comestibles de oro de 24 quilates, uno de los quesos más raros (Caciocavallo), mantequilla de trufa blanca y un toque de crema de bogavante sudafricano.

“El bocata debe pedirse con 48 horas de antelación ya que los ingredientes son enviados especialmente para su pedido. Cuando le das un mordisco, saboreas el crujiente del pan, el champán horneado, la cremosidad de la mantequilla de trufa blanca y luego el queso… es excelente", comenta su creador.

Sus creaciones

El postre o la hamburguesa más cara son otros títulos recibidos por el restaurante neoyorquino de parte de la organización. En 2004, con motivo del 50 aniversario del restaurante, se creó un plato compuesto por cinco bolas de helado tahitiano cubierto en oro de 23K, distintos exóticos chocolates de precio considerable y caviar dentro del postre, dejando el listón muy alto.

“Nos llevó mucho tiempo experimentar con todos los ingredientes y sabores y hacía falta más de tres meses para diseñar la cuchara dorada”, declaraba Stephen Bruce ante los medios norteamericanos sobre la elaboración de esta magnífica comida.