Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol / EUROPA PRESS

Anticorrupción pide nueve años de cárcel para el expresidente Jordi Pujol y 29 para su primogénito

El juez archiva la causa contra la esposa del exmandatario, Marta Ferrusola, por su acreditada demencia

5 min

La Fiscalía Anticorrupción pide nueve años de cárcel para el expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol Soley y penas privativas de libertad que oscilan entre los ocho y los 29 años para sus siete hijos, después de que la Audiencia Nacional haya archivado la causa contra la matriarca del clan, Marta Ferrusola, por su acreditada demencia.

En concreto, la fiscalía solicita 29 años para el primogénito del clan, Jordi Pujol Ferrusola, Júnior; 14 años para Josep Pujol; y ocho para los otros cinco hermanos: Marta, Pere, Oriol, Mireia y Oleguer Pujol Ferrusola. Para Mercè Gironés, exmujer de Júnior, solicita 17 años.

Blanqueo de capitales, falsificación y fraude

Anticorrupción acusa al expresidente catalán de los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, que cometió con el resto de su familia "al menos desde 1991", a partir de la adjudicación de contratos a "determinados empresarios", a los que favoreció en distintos concursos públicos de la Administración catalana, según la fiscalía, dando lugar a una red de "clientelismo".

En el caso de Júnior, Anticorrupción añade a esos delitos los de falsificación en documento mercantil, cinco delitos contra la Hacienda Pública y otro de frustración de la ejecución.

Multas millonarias

En cuanto a las multas que solicitan para el clan, el ministerio público interesa la más alta para el mayor de los hermanos Pujol, para el que pide 6,84 millones de euros sobre todo por delitos contra la Hacienda Pública, mientras que para su exmujer la cantidad asciende a 668.000 euros; para Josep Pujol 932.000 euros y para el patriarca asciende a 204.000 euros.

A estas cantidades hay que añadir las reflejadas en el apartado de blanqueo de capitales, en el que fiscalía indica que la multa debe ser de las cantidades de las que dispusieron todos ellos (los siete hermanos, el padre y Gironés) que ascendieron a 38,7 millones de euros; 8,17 millones de dólares americanos; 2,73 millones de dólares mexicanos y 95.344 libras esterlinas.

Un entramado

La acusación sostiene que Jordi Pujol Soley y Marta Ferrusola acordaron la distribución de esos fondos de procedencia ilítica en cuentas abiertas a nombre de esta y de sus siete hijos en la andorrana Banca Reig (actual Andbank tras la fusión con Banc Agrícola). El matrimonio también aprobó que fuese su primogénito el que gestionara los fondos y se ocupase del reparto.

Ese patrimonio ilícito se ocultó a la Hacienda Pública y se afloró después mediante operaciones de blanqueo de capitales en las que participaron otros miembros del clan, según la fiscalía. Entre ellas, la creación de sociedades en paraísos fiscales; la apertura de cuentas a nombre de terceros; y múltiples transferencias e ingresos en efectivo.

A un paso del juicio

El pasado julio, el juez de la Audiencia Nacional propuso juzgar al clan Pujol en el marco del caso Pujol, tras años de investigación. La familia niega todos los hechos, menciona que la fortuna se trata de una herencia y, con el apoyo de TV3, señala a las "cloacas del Estado".

La justicia también procedió contra otras 18 personas por haber participado o colaborado en las citadas actividades ilegales, aunque, hace tres semanas, exculpó a una de ellas (Carlos Sumarroca Coixet, que estaba investigado por blanqueo de capitales y falsedad documental) y retiró los dos delitos contra la Hacienda Pública que pesaban sobre Mercè Gironés, exmujer de Jordi Pujol Ferrusola. Para todos ellos pide de dos a tres años y multas que oscilan entre los 200.000 euros y los ocho millones.