Menú Buscar
Imagen de archivo de una manifestación en Alsasua contra la presencia de la Guardia Civil / EFE

Acusados de terrorismo tres de los presuntos agresores de Alsasua

La Audiencia Nacional tiene pendiente pronunciarse sobre los cargos con los que imputará al resto de acusados

3 min

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado el procesamiento como presuntos autores de un delito de terrorismo de tres de los acusados por agresión a un sargento y un guardia civil en un bar de la localidad navarra de Alsasua. Los hechos, que se produjeron la madrugada del 25 de octubre, podrían ser constitutivos también de delitos de lesiones, atentado y odio.

La jueza del caso, Carmen Lamela, ha explicado que “con la información acumulada no podemos considerar los graves actos como una simple agresión y, mucho menos, como una pelea de bar". Del mismo modo, Ángela Murillo, Carmen Paloma González y Juan Francisco Martel respaldan la decisión de Lamela, y coinciden en que no se puede obviar el contexto opresivo que existe en la localidad y el grave rechazo que produce la presencia de los agentes en Alsasua, “donde incluso existe un movimiento que preconiza su expulsión y su aislamiento social".

Situación límite para agentes y familias

La sala explica el clima de presión que se vive en la localidad tras varias declaraciones de testigos, en las que se hace referencia al movimiento Ospa Mugimendua y la campaña Alde Hemendik. Tal como se cita en los autos, estas iniciativas “pretenden condicionar la vida de los Guardias Civiles y sus familias para crear una situación de temor y dificultad". De esta forma, tratarían de así conseguir que los agentes pidan un traslado a causa del aislamiento social y las rutinas de hostigamiento que sufren por parte de sus vecinos.

Lamela mandó encarcelar a nueve de los siete sospechosos en el mes de noviembre y posteriormente dejo en libertad condicional a cuatro de ellos. La jueza concluyó el sumario el pasado 2 de febrero en el que ha añadido que “todos los sospechosos conocían con anterioridad la condición de Guardias Civiles del teniente y el sargento, siendo ésta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados". Del mismo modo, Lamela considera que estas actuaciones cuentan con el apoyo de partidos políticos como Bildu, Sortu y Ernai e instan a otros ciudadanos a comportarse del mismo modo para no ser tildados de afines al instituto armado y convertirse en objetivo.