Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mapa en el que, en verde, se marcan las zonas de Girona afectadas por la sequía / ACA

La ACA declara la alerta por sequía en 22 municipios del Alt Empordà

Se establece una limitación de consumo de 250 litros por persona y día y una reducción del 25% en el riego agrícola

2 min

La Agència Catalana de l'Aigua (ACA) ha declarado este jueves la alerta por sequía en 22 municipios del Alt Empordà que se abastecen del acuífero del Fluvià Muga, según ha publicado en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC). La reserva de agua subterránea está por debajo de los 16 metros sobre el nivel del mar, por lo que la ACA ha declarado el estado de alerta tal y como se establece en el Plan de Sequía a fin de anticiparse al episodio de sequía extrema, ha explicado la agencia en un comunicado.

Los municipios afectados son Agullana, L'Armentera, Capmany, Espolla, Garriguella, la Jonquera, Masarac, Mollet de Peralada, Palau-saverdera, Pau, Pedret i Marzà, Peralada, Sant Climent Sescebes, Sant Miquel de Fluvià, Sant Mori, Sant Pere Pescador, Torroella de Fluvià, Ventalló, Vilabertran, Viladamat, Vilajuïga y Vilamacolum.

Límite de 250 litros por habitante / día

Entre las medidas fijadas para ralentizar el descenso de reservas de agua, están la reducción del consumo de agua, que se concreta en limitaciones particulares como en las limitaciones de riego de jardines y zonas verdes o en la limpieza de calles. También se ha limitado el consumo global de agua en 250 litros por habitante y día. Sin embargo, aquellos municipios que, una vez aplicadas las medidas, presenten dotaciones en alta superiores a esta, "tendrán que adoptar soluciones adicionales" para no superar este umbral.

Las empresas operadoras tendrán que comunicar a la ACA, con carácter mensual o trimestral en función de su volumen, los datos del agua suministrada a cada municipio y también los volúmenes captados. El riego agrícola se tendrá que reducir en un 25%; los usos ganaderos, un 10%; los usos industriales, un 5%; los usos recreativos que impliquen el riego un 30%; y, en el resto de usos recreativos, la reducción será del 5%.