Menú Buscar
La Policía Nacional actuando en colegios de Barcelona para evitar el referéndum del 1-O / EP

Los vídeos de las defensas: votantes que forcejean y arremeten contra la policía

Las imágenes del 1-O muestran el clima de provocación de los electores, con insultos a los agentes y resistencia a la autoridad, y algún ciudadano herido

29.05.2019 13:48 h.
7 min

Ha llegado el gran día que las defensas esperaban. El de la proyección de los vídeos con los que los abogados de la cúpula del procés quieren sustentar su tesis pacifista y desmontar el relato de violencia ciudadana narrada por numerosos agentes en su declaración en el Tribunal Supremo. Sin embargo, lejos de reflejar tal serenidad, la mayor parte de las imágenes dejan traslucir el estado de hostilidad, nerviosismo y tensión que se vivió a lo largo de la jornada de celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Si bien algunos de los vídeos muestran a efectivos policiales golpeando a votantes e incluso a uno de ellos provocando con su patada la caída de varios ciudadanos por la escalera del colegio Pau Claris de Barcelona, otros tantos exhiben el clima de provocación alcanzado durante el día clave: “¿Qué os pasa? No podéis, ¿eh? Esto los Mossos lo hubieran hecho mejor”, se escucha proclamar tras las puertas de la Escola Projecte, cuya puerta una decena de antidisturbios intenta abrir, tenazas incluidas, para poder acceder al centro de votación.

“No somos burgueses como vosotros”

Es una de las escenas más vívidas de cuantas están siendo proyectadas en la sala de plenos donde se desarrolla la vista oral. Transcurre la jornada número 49 y la afluencia de público es mayor que la de otras sesiones ante el interés que despierta revivir el 1-O, a través de los vídeos, entre las paredes del Supremo. Antes de que la jornada dé comienzo, los abogados de Vox Javier Ortega-Smith y Pedro Fernández, enfrascados en su conversación, se arrinconan al fondo de uno de los pasillos; el exconsejero de Empresa Santi Vila aguarda, pensativo, el inicio de la sesión, y la de Gobernación Meritxell Borràs se dirige presta hacia la puerta de acceso a la sala para tomar asiento en la última fila del banquillo de los acusados.

Tribunal Supremo proces

Imagen tomada de la señal institucional del Tribunal Supremo, de una vista general de la sala del juicio del 'procés' / EFE

Una vez arranca la sesión, los vídeos propuestos por la defensa del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras se suceden y, con ellos, los empujones y los golpes, en ocasiones con atronadores gritos de fondo y, en otras, bajo los cánticos de Els Segadors. La Escola Projecte se ha convertido en uno de los principales escenarios de la contienda. Mientras los policías son recibidos con insultos y los brazos en alto, uno de los ciudadanos se dirige a un agente y comienza una perorata: “No somos burgueses como vosotros”, vocifera ante la impasibilidad del efectivo policial, para acto seguido proclamar: “Me duele España y vuestro comportamiento no es de un hombre español”.

“Fachas de mierda” y brechas en la cabeza

En la Escola Pia Sant Antoni, también de Barcelona, se percibe a los policías golpeando con sus puños a varios de los concentrados, que se resisten, e intentando retirarlos de la zona mientras algunos acaban en el suelo. Esto genera la reacción de los ciudadanos: “¿Pero qué hacéis?, ¡esa es vuestra democracia!”.

Los manifestantes no se arredran. La intensidad con la que se desarrolla la jornada en ese local desata la cólera de los votantes, que no se ahorran apelativos: “Fachas de mierda”, “asesinos” e “hijos de puta” son los más escuchados en contra de los agentes de la Policía Nacional mientras, de forma paralela, se oye gritar “somos gente de paz” y “son personas normales votando”.  En Sant Carles de la Ràpita, los guardias civiles acuden con escopetas de balas de goma y hacen uso de sus porras y, en contra de lo que sucede en otras zonas, varios ciudadanos aparecen en las imágenes con brechas en la cabeza.

La estrategia de Melero

Mientras tanto, la estrategia de Xavier Melero, abogado del exconsejero de Interior Quim Forn, es --una vez más-- distinta a la del resto de defensas. Su táctica no pasa por acometer de forma directa contra la actuación de los agentes de la Policía Nacional y del Instituto Armado sino minimizar el grado de hostilidad alcanzado durante el 1-O al ponerlo en contraposición con otras manifestaciones y actos llevados a cabo en el ámbito estatal en los que la magnitud de los incidentes fue considerablemente mayor. Los cuatro vídeos en los que sostiene su tesis muestran así los disturbios producidos durante el asedio al Parlamento catalán llevado a cabo en 2011, en las concentraciones Rodea el Congreso de 2012, en las celebradas contra la Ley Mordaza en 2013 y los del conflicto de Gamonal de 2014 en Burgos.

No ha faltado en la mañana de este miércoles el expresidente Carles Puigdemont. No en vano, Jordi Pina, letrado de los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull y del exlíder de la ANC Jordi Sànchez, ha optado por exhibir la grabación de la comparecencia del ex máximo responsable de la Generalitat el 26 de octubre de 2017, una vez aplicado el 155. “Mi deber y mi responsabilidad es agotar todas las vías por una vía dialogada y pactada en un conflicto de pobreza democrática”, asevera. “Nadie podrá decir que no he estado dispuesto a sacrificios”.