Menú Buscar
El exjefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero llega al Tribunal Supremo, acompañado de su abogada, Olga Tubau (c) / EP

Trapero pide que se le juzgue por sedición en la Audiencia de Barcelona

El exmayor de los Mossos d'Esquadra considera que es el tribunal competente después de que el Supremo descartase que los líderes del 'procés' persiguieran la secesión de Cataluña

5 min

El exmayor de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero pide que se le juzgue por sedición, y no por rebelión, en la Audiencia de Barcelona. Así lo ha solicitado su defensa, que entiende que este es el tribunal competente, una vez el Tribunal Supremo descartó que los líderes del procés "persiguieran" la secesión de Cataluña.

En esta línea, su abogada, Olga Tubau, ha pedido a la Fiscalía que antes del 20 de enero –fecha del inicio del juicio en la Audiencia Nacional– precise si mantiene su acusación de rebelión o la rebaja a sedición, de acuerdo con la sentencia del procés del Supremo.

La fiscal general se abre a cambiar a sedición

De hecho, la semana pasada, la fiscal general del Estado, María José Segarra, aseguró que el ministerio público tendría en cuenta las "reflexiones" del Supremo en su sentencia y se abrió a cambiar de rebelión a sedición su acusación contra Trapero, aunque en el trámite de conclusiones definitivas, al final del juicio.

En su escrito, la abogada recuerda que la propia juez instructora de la Audiencia Nacional estableció que los hechos objeto de investigación en la causa contra Trapero eran los mismos que los del Supremo, puesto que se trataba de una "compleja y heterogénea organización unida por el propósito de lograr la secesión de Cataluña y su proclamación como república independiente".

La finalidad del 'procés', objeto de debate

No obstante, advierte la defensa, en la condena por sedición a los líderes independentistas el Supremo establece que la finalidad de los procesados no era proclamar la república y romper con el Estado y la Constitución, sino "convencer al Gobierno de España para que negociara con el Govern la convocatoria pactada de un referéndum​".

Para la defensa de Trapero, si la Fiscalía rebajara la condena a sedición, el órgano que debería juzgar al mayor es la Audiencia de Barcelona, dado que el único motivo que "fundamentaba y legitimaba la competencia de la Audiencia Nacional era que con las conductas sediciosas se perseguía la secesión de Cataluña y el quebranto de la Constitución".

La sentencia del 1-O cambia las cosas

Olga Tubau considera que la sentencia del Supremo cambia ahora las cosas para el mayor, ya que la propia Audiencia Nacional se declaró competente para investigarlo –por sedición, en los inicios de la causa–, al estimar que la conducta de Trapero iba encaminada a "atentar contra la forma de Gobierno" y "subvertir el orden constitucional".

En su escrito, la letrada emplaza a la Fiscalía a rebajar su acusación contra el exjefe de los Mossos d'Esquadra, al entender que, a la luz de la sentencia del Supremo, "resulta imposible" calificar lo sucedido de rebelión cuando los mandos de la policía catalana imputados "estarían participando en el plan ideado por los procesados condenados por un delito de sedición".

Piden once años de cárcel para Trapero

"(...) Resulta incuestionable que no es lo mismo defenderse de un delito de rebelión que de un delito de sedición", insiste la abogada, que cree "legítima" su petición de que se rebaje la acusación ya al inicio del juicio, en aras del derecho constitucional a un juicio justo y la prohibición de indefensión.

La Audiencia Nacional tiene previsto juzgar a Trapero, así como al exdirector de los Mossos Pere Soler, al ex secretario general de Interior César Puig, y a la intendente de la policía autonómica Teresa Laplana entre los días 20 de enero y 19 de marzo próximos. En su escrito de conclusiones provisionales que la defensa exige ahora que se modifique, la Fiscalía pide once años de cárcel para el mayor al considerarlo una "pieza clave" por llevar a cabo los planes secesionistas del Govern, al facilitar la celebración del 1-O y no impedir los incidentes en los registros del 20S.