Menú Buscar
El vehículo que conduce al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, a su llegada a la reunión de mandos policiales que la Fiscalía ha convocado para coordinar las actuaciones encaminadas a evitar el 1 de octubre, suspendido por el TC, después de haber or

Trapero acata las órdenes del fiscal, pero le recrimina que pueden alterar el orden público

El mayor de los Mossos d’Esquadra traslada a Romero de Tejada que el cumplimiento de las instrucciones no excluye la posibilidad de que acarreen males mayores

3 min

Esta vez, sí. El mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, ha acudido a la segunda reunión del mando único policial para coordinar la seguridad del 1-O. Ha sido en la sede de la Fiscalía Superior de Cataluña, calle Pau Claris de Barcelona. El responsable policial ha transmitido al fiscal superior de Cataluña, José María Romero de Tejada, que acata la orden de precintar los colegios, aunque le ha recriminado que ello puede alterar el orden público.

Trapero se ha expresado así en un escrito presentado al fiscal en la reunión con los mandos de la Guardia Civil, la Policía Nacional y el coordinador del dispositivo del 1-O, Diego Pérez de los Cobos. Los Mossos han explicado en la nota que “el cumplimiento de instrucciones no excluye la responsabilidad profesional de contemplar que aplicarlas puede acarrear consecuencias no deseadas”.

Oportunidad, proporcionalidad y congruencia

“Estas consecuencias se refieren a la seguridad ciudadana y el más que previsible riesgo de alteraciones de orden público que se puedan derivar”, han explicado mediante Twitter. Asimismo, han trasmitido al fiscal varias consideraciones “respecto de la situación de tensión que se está generando en relación con los actos del próximo 1-O”. Eso sí, lo han hecho desde la voluntad de dar “el mejor y más adecuado cumplimiento a sus instrucciones”.

La aplicación de las medidas acordadas por la Fiscalía, dicen los Mossos, se ajustarán a los principios básicos que rigen cualquier actuación policial y que esto conlleva “la necesidad de ser especialmente cuidadosos con los principios de oportunidad, proporcionalidad y congruencia”.

La Fiscalía entregó el martes a los Mossos una instrucción en la que les ordena que desplieguen un “amplio dispositivo” policial para precintar los colegios electorales e impedir que el 1 de octubre se vote, incluso en un radio de 100 metros de los colegios designados para albergar urnas.

Reunión de urgencia

Tras recibir ayer esta instrucción, la cúpula de los Mossos, con Trapero al frente, celebró una reunión de urgencia en la que constató su preocupación por estas medidas, al entender que se les puede estar empujando a ser partícipes de un grave problema de orden pública, extremo que hoy ha trasladado el mayor en la cumbre en la Fiscalía.

El Ministerio del Interior ha mostrado su satisfacción por el compromiso de los Mossos, expresado por Trapero en la reunión, de cumplir las órdenes del fiscal.