Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una imagen de archivo en el Parlament / EFE

Torra prepara el escenario de movilizaciones por el juicio del referéndum en el 27-O

El presidente catalán improvisa una declaración institucional donde pide “más solidaridad colectiva” para defender la actuación de los líderes independentistas

27.10.2018 12:19 h.
5 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha improvisado este sábado una nueva declaración institucional para recordar el primer aniversario del 27-O, cuando se activó el artículo 155 tras la proclamación simbólica de independencia. El discurso le ha servido para preparar el terreno de las movilizaciones a las puertas del juicio a los líderes independentistas. El Tribunal Supremo ha concluido la instrucción de la causa que instruye la proclamación simbólica de la república catalana y tiene pendiente abrir en los próximos meses el juicio oral.

Ante este escenario, el sucesor de Carles Puigdemont calma a las voces más radicales del secesionismo y se exculpa de la falta de aplicación real de la república catalana. “Muchos países que nos han precedido en el anhelo de libertad pasan un periodo difícil entre la declaración de independencia y su proclamación efectiva”, explica.

Foco en el Tribunal Supremo

Torra asegura que “los golpes y las sentencias son las semillas de la libertad”, y pide a los independentistas que no pierdan el foco. Por ahora, este debería estar puesto en un “juicio que será una farsa, como ya lo ha expresado la justicia europea”.

Asegura que así lo han indicado los “tribunales alemanes y belgas”, los que han rechazado la extradición de Puigdemont y el resto de consejeros huidos de la justicia.

Más “solidaridad colectiva”

El president reclama a los catalanes “más solidaridad colectiva” ante la más que posible penalización de los tribunales a la actuación del Gobierno catalán y la Generalitat hace un año. En su declaración institucional de este sábado, reitera que no piensa aceptar “ninguna otra sentencia que no sea la liberación de los excarcelados o el regreso a casa de los exiliados”.

Torra advierte que responderán a una decisión diferente del Supremo con la “determinación del 1-O y la fuerza del 3-O”. Es decir, durante la huelga general promovida por la Generalitat a la que hacía referencia el exconsejero de Salud, Toni Comín, en una entrevista este sábado. Ha propuesto aplicar la DUI mediante un paro de país sine die hasta que el Estado reconozca la secesión.

Distancia con ERC

El presidente catalán reivindica en su discurso que “ir atrás no es una opción”. Asegura que el derecho de autodeterminación es indiscutible y se distancia de nuevo con ERC sobre la demanda que se hace al Gobierno de Pedro Sánchez sobre la organización de un nuevo referéndum, esta vez pactado, en Cataluña. “No será la moneda de cambio de ninguna negociación”, manifiesta.

Torra concluye que no hay marcha atrás en la declaración de independencia. “Necesitamos grandes dosis de organización, inteligencia y carácter”, ha declarado, y promete que esto será el gran objetivo de su mandato. Aunque, por ahora, no se ha activado ninguna política real para la implementación de la república más allá de la puesta en marcha de varios espacios de diálogo y pensamiento, más chiringuitos independentistas.

Petición de la CUP

La falta de actuación ya ha propiciado el desmarque de la CUP de la línea de actuación del Gobierno catalán. Los antisistema también han cargado contra la línea autonomista del Ejecutivo catalán en el primer aniversario del 27-O. En una entrevista en Catalunya Ràdio, la exdiputada Mireia Boya ha reclamado un “relevo” en los liderazgos en las fuerzas independentistas para implementar la república.

En un comunicado, el partido reivindica la necesidad de “un proceso de desobediencia civil e institucional destituyente del Régimen del 78”. Es el camino que propone para concluir con la ruptura con España.