Menú Buscar
El presidente de Lliures, Antonio Fernández Teixidó, con Efe / EFE

Teixidó vaticina el “final” de Rajoy si el 1-O “sale medianamente bien”

El presidente de Lliures declara que el “Gobierno español estará en problemas” si hay una “movilización con un toque referendario”

4 min

El 1-O será el “punto final” político del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, si el independentismo logra que salga “medianamente bien”. Si hay una “movilización con un toque referendario”, el Ejecutivo y su primer hombre “estarán en problemas”. Lo cree el presidente de Lliures y exdirigente de Convergència, Antonio Fernández Teixidó, a dos semanas de la consulta.

Fernández Teixidó da por hecho que no habrá un referéndum vinculante, pero que la posibilidad de que haya un éxito de movilización acabará con Rajoy “al frente de un partido conservador por no haber sido capaz de garantizar” la “unidad de España”, según ha declarado a Efe.

Elecciones

“Es sorprendente el escaso margen de maniobra que el Gobierno del PP se ha reservado a sí mismo”, al renunciar a “sentarse” para encontrar una salida pactada, ha añadido el que fue conseller en la etapa de Jordi Pujol, y que abandonó Convergència tras su refundación como PDeCAT.

A su juicio, el Govern de Carles Puigdemont “sólo podría dar un paso atrás con una oferta que le permitiese justificarlo”, pero no hay “nada más alejado de los designios del Gobierno de Rajoy”. Después del 1-O, ha remarcado, habrá que retomar el diálogo porque no habrá “ni vencedores ni vencidos”, ni desaparecerá “el problema catalán”, ni se podrá “someter a los independentistas”.

El PDeCAT, víctima

Fernández Teixidó ha subrayado que Lliures no representa una “tercera vía” ni defiende un “planteamiento equidistante entre unos y otros”, porque es una organización “catalanista”, pero se ha mostrado crítico con el rumbo emprendido por el Govern y el PDeCAT, al que ve “víctima de una aceleración de la historia”, y ha puesto en duda que hayan calculado los “costes” el proceso soberanista.

A raíz de este proceso, ha comenzado un “ataque al catalanismo” desde posiciones “de derecha y de izquierda” que consideran que “el enemigo a abatir no es el nacionalismo independentista”, sino el “catalanismo” en su sentido más amplio. Aun así, ha dicho tener la “esperanza” de que Rajoy “sepa” que el artículo 155 “no llevaría a ninguna parte”: “Estoy radicalmente en contra de forzar la situación con la suspensión de la autonomía”.

Fuerza catalanista

En ese caso, el PP y “aquellas fuerzas consideradas unionistas” recibirían un castigo estrepitoso en unas hipotéticas elecciones al Parlament convocadas después del 1-O. Para Fernández Teixidó, “las elecciones eran la fórmula correcta para sustituir un referéndum que no podía tener carácter vinculante ni legal porque no era pactado”.

Lliures​ prevé presentarse si puede lograr representación y ha asegurado que su organización “no será un obstáculo” para constituir “una gran fuerza del catalanismo de centro”.