Menú Buscar
Fer república

La sombra alargada del 155 se cierne en Cataluña

Tras la operación frustrada de investidura de Jordi Turull se abre un periodo de dos meses antes de unas nuevas elecciones

3 min

El artículo 155 de la Constitución sigue vigente. El Gobierno que preside Mariano Rajoy desearía que hubiera ya un nuevo Ejecutivo al frente de la Generalitat. Pero el bloque independentista se empeña en mantenerlo vivo, tras la frustrada operación de investidura de Jordi Turull. Se abre ahora un periodo de dos meses antes de que se convoquen, de forma automática, unas nuevas elecciones.

El independentismo deberá resolver antes algunas cuestiones, en función de lo que desee hacer a partir de ahora. Hasta seis diputados de Junts per Catalunya y de Esquerra Republicana comparecerán este viernes en el Tribunal Supremo, tras el auto de procesamiento del juez Pablo Llarena.

¿Ocho diputados menos?

Con la aplicación del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, los seis diputados, entre ellos Jordi Turull, que este jueves no salió investido como presidente, quedarán “automáticamente suspendidos en el ejercicio de sus cargos". Eso implica que no perderían su condición de diputados, aunque no podrían ejercer como tales. Con ello, y pensando también en Carles Puigdemont y Toni Comín, que se encuentran en Bruselas, el bloque independentista perdería hasta ocho diputados. No tendría, por tanto, mayoría absoluta en el Parlament.

Para seguir adelante, tanto Junts per Catalunya como Esquerra Republicana deberían pedir la dimisión de esos ocho diputados, incluido el expresidente Puigdemont. En ese caso, sí podría correr la lista electoral, y las dos fuerzas políticas recuperarían su peso en el Parlament. Y eso es lo que ordenó Esquerra, sólo acabar la votación en el Parlament: Dolors Bassa, Carme Forcadell y Marta Rovira renunciaron a sus escaños, en parte como gesto para su defensa ante el juez. Pero mantienen el acta Raül Romeva, Jordi Turull, y Josep Rull.

Un protectorado

Si eso se produce, la renuncia de todos, el bloque independentista podría repensar su estrategia y plantear otro candidato a la Generalitat que no tenga causas abiertas e impedir unas nuevas elecciones y posibilitar la retirada del 155.

Los juristas consultados estiman que el independentismo ha querido mantener, en la práctica, la vigencia del 155, porque está en su mano retirarlo si forma un nuevo Govern. El profesor de derecho penal Joan Queralt lo manifestaba este jueves: “Gracias a la abstención de la CUP, que imposibilita la investidura de Jordi Turull, se mantiene el 155 y no somos ni una comunidad autónoma, somos como una especie de protectorado”.

Todo en manos, todavía, de la mayoría independentista, pero ya con la alargada sombra del 155, que se podría perpetuar.