Menú Buscar
Esperanza García y Rocío León, integrantes de la Junta de Societat Civil Catalana / CG

Societat Civil Catalana refuerza en su dirección el tándem PP-PSC

La Junta que presidente Josep Ramón Bosch incorpora a Esperanza García, diputada del PP y Rocío León, activista sindical de UGT y socialista en Tarragona

4 min

Societat Civil Catalana ha apostado, en su nueva etapa, por un tándem entre personas de la órbita del PP y del PSC. Su presidente, Josep Ramon Bosch, considera que la Junta directiva de la entidad debe ser ágil y cohesionada. Y, tras el distanciamiento de Ciudadanos, Bosch ha reforzado una alianza entre cuadros del PP y del PSC. Para ello se ha elegido a Esperanza García, que fue diputada del PP en el Parlament, y que ahora recuperará la plaza tras la dimisión de Xavier García Albiol, que se quiere centrar en su candidatura a la alcaldía de Badalona. La otra incorporación es Rocío León, activista sindical de la UGT, que figuró en las listas del PSC por Tarragona, agente de la Policía Portuaria en la ciudad, y vicepresidenta de Politeia, una asociación de los cuerpos policiales que operan en Cataluña.

Bosch tenía pensado esos nombramientos desde hace unas semanas, poco después de ser elegido presidente de Societat Civil Catalana. Con ello completa una dirección integrada por él mismo, y Manuel Miró, en la órbita del PP; y Xavier Marín y Àlex Ramos, en la órbita del PSC. Las dos mujeres que entran en la ejecutiva refuerzan esa relación.

El presidente de SCC Josep Ramon Bosch

Josep Ramon Bosch, presidente de SCC

El 155 y la "gasolina en el fuego"

La entidad desea cobrar un impulso, con la presidencia de Bosch, después de varios meses de convulsiones internas. El mismo Bosch ha protagonizado, en los últimos días, una polémica que es indicativa de lo que ocurre y del contexto político, en Cataluña y en el resto de España.

Según Bosch una nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución sería “un gran error”, y algo parecido a “poner más gasolina al fuego”. Para Bosch, “sin relato ni seducción hacia los catalanes”, esa medida no tendría sentido.

El desmarque de Ciudadanos

Pero para Ciudadanos la posición de Bosch es indicativa de que la entidad querría facilitar acuerdos entre el Gobierno español y el mundo independentista. El portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, señaló que las tesis de Bosch están “más próximas a las tesis de los socialistas” que a la posición que, a su juicio, mantenía con anterioridad la entidad. Lo que pide Ciudadanos es un nuevo 155, y reprocha al anterior Gobierno, el de Mariano Rajoy, que hubiera aplicado el artículo sin más determinación. “No se tendría que haber levantado nunca, porque sólo ha servido para que el Gobierno de Torra se gaste el dinero de todos los catalanes a favor del proceso mientras anima la violencia”.

El hecho es que, después de meses de tensión interna, provocada por cuestiones personales, pero también por la nueva coyuntura política, tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, Societat Civil Catalana camina a partir de un doble eje: la colaboración entre personas cercanas al PP, y al PSC, con un cierto distanciamiento de Ciudadanos, que considera que tiene sus propias plataformas cívicas para lograr sus objetivos, como España ciudadana.