Menú Buscar
El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, en el debate electoral de TVE / EFE

Sánchez propone que gobierne la lista más votada

El candidato del PSOE ha anunciado medidas concretas sin aclarar su política de pactos, a pesar de los repetidos guiños de Pablo Iglesias, y entrando en el cuerpo a cuerpo con el PP

05.11.2019 00:53 h.
4 min

Concreción en las propuestas, incertidumbre en los pactos. El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, dice estar dispuesto a superar el bloqueo y, por ello, ha propuesto al resto de formaciones que se deje gobernar a la lista más votada si no se logra una mayoría parlamentaria tras el 10N. Inmune a los repetidos guiños lanzados por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, el presidente en funciones ha entrado en el cuerpo a cuerpo con el cabeza de lista del PP, Pablo Casado, según las encuestas su principal rival, en el debate de candidatos emitido por TVE.

Sánchez, que ha mantenido un semblante serio e incluso cabizbajo --no lo ha tenido fácil, pues centró los ataques del resto de candidatos--, ha arrancado su intervención con un llamamiento a votar para acabar con el bloqueo para, a continuación, pedir que se deje gobernar a la fuerza más votada. Sus rivales electorales de la derecha intentaron hostigarle con el tema de Cataluña que, precisó, “es una crisis de convivencia, no de independencia”, por lo que ha pedido restablecer la Mesa de Diálogo.

Tres medidas para el conflicto catalán

Anunció, en este sentido, tres medidas para solucionar el conflicto catalán: fomentar la concordia desde la educación, mediante la aprobación de una asignatura sobre valores civiles y constitucionales; la modificación de las normas audiovisuales, para que los miembros de los órganos sean elegidos por mayoría de dos tercios; y evitar la politización de TV3 --una medida que en Cataluña se aprobó en el Parlament la semana pasada-- e incorporar en el Código Penal la prohibición de referendos ilegales.

Sánchez durante el debae del 10N / CG

Entró en el cuerpo a cuerpo con Casado, con un discurso duro respecto a la actuación del PP en el conflicto del procés, pues “a ustedes se les escapó Carles Puigdemont”, mientras que el líder socialista se ha comprometido a traerlo de vuelta.

No cayó en la pregunta-trampa del popular sobre si España es una nación de naciones y si volverá a pactar con los independentistas. Pero tampoco aceptó la invitación de Iglesias de plantar cara a la derecha porque, según el presidente en funciones, Jaume Asens, cabeza de lista de Podemos por Barcelona, apoya la autodeterminación y habla de “presos políticos”. Sí que ha encontrado un lugar común con Podemos sobre los desequilibrios territoriales.

Nadia Calviño, vicepresidenta económica

En materia económica, Sánchez ha hablado de las bondades del sistema económico español para hacer frente a la inestabilidad internacional. Y ha anunciado que elevará el rango económico del Gobierno español si gana las elecciones del 10N con la creación de una vicepresidencia económica dirigida por Nadia Calviño.

Pero ha vuelto a insistir en la necesidad de superar el bloqueo para avanzar en temas como la derogación de la reforma laboral o un nuevo Estatuto de los Trabajadores. Ha esquivado la mano tendida de Iglesias para abordar esas reformas.

El socialista ha sido muy crítico con la regresión social del anterior Gobierno del PP, especialmente en lo que se refiere a los recortes en la Sanidad. Igualmente incisivo fue Sánchez con la corrupción que afecta a los populares.

Defendió la cooperación internacional ante Santiago Abascal y Casado, que cuestionaron sus complicidades "chavistas".