Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El cantautor y exdiputado de Junts pel Sí en el Parlamento de Cataluña Lluís Llach (2i) junto con el productor Jaume Roures (d) y el miembro de la asociación 3 de marzo de Vitoria, Andoni Txako (i) antes de la proyección de la película 'Revolta Permanent'

Roures acusa de prevaricación a los jueces del 'procés'

El socio fundador de Mediapro insiste en el "bajo nivel intelectual" de la Guardia Civil, que lo vincula con el desafío soberanista

3 min

El socio fundador de Mediapro, Jaume Roures, está en el foco policial por su posible participación en el diseño del procés. Y, en el marco de esas pesquisas, acaba de declarar que los informes de la Guardia Civil sirven a "jueces prevaricadores" para sostener que había "prácticamente una insurrección armada en Cataluña".

En una rueda de prensa, Roures se ha referido a esos informes de la Guardia Civil sobre el desafío independentista, uno de los cuales lo sitúa en el núcleo dirigente que diseñó el procés, y ha subrayado que "demostraban un bajo nivel intelectual". Ya lo dijo cuando se vinculó su nombre con el proceso.

Junto a Lluís Llach

"Como se ha visto en otros casos, sobre todo en la gente que está en la cárcel, ya hay informes de la Guardia Civil que sirven a jueces prevaricadores para decir que allí había prácticamente una insurrección armada en Cataluña", ha continuado. "Equiparan las movilizaciones ejemplares, masivas, y pacíficas catalanas y el 1 de octubre con el 23F de Tejero", por lo que "hay que tener mucha mala leche para hacer este tipo de manipulación de las realidades", ha añadido.

Roures ha comparecido ante los medios junto al cantautor y exdiputado de Junts pel Sí, Lluís Llach, antes de la proyección de la película Revolta Permanent, producida por Mediapro, sobre los sucesos en Vitoria del 3 de marzo de 1976, en los que murieron cinco trabajadores y más de cien resultaron heridos por una intervención policial.

Llach, que compuso la canción Campanades a morts a raíz de los sucesos de Vitoria, ha señalado que "el problema catalán es la demostración del fracaso de la transición" y de que el Estado "no respeta" a los cargos electos. Y ha indicado que en Cataluña se vive "un momento delicado", en el que las "libertades se ven completamente puestas en un brete por la fuerza del Estado, que no tiene ningún respeto a la voluntad popular".