Menú Buscar
Carles Puigdemont (d), y Oriol Junqueras (i) no incluyen el independentismo uniltaral en sus programas / EFE

Puigdemont rechaza la independencia unilateral que propone Junqueras

El presidente catalán rehúsa el 'plan b' de su número dos si fracasa el referéndum secesionista y hurga en la crisis entre el PDEcat y ERC

3 min

El presidente catalán, Carles Puigdemont, rechaza la declaración unilateral de independencia (DUI) que propone Oriol Junqueras, vicepresidente económico del Govern, si fracasa el referéndum secesionista anunciado para septiembre de este año.

En una entrevista con el diario El Punt-Avui, Puigdemont ha rehusado proclamar la separación unilateral de España y ha subrayado que el Ejecutivo que él comanda "no contempla otro escenario que no sea votar".

"Se puede votar de muchas maneras, pero no contemplamos otro escenario que no sea votar. Será algo muy gordo si no nos dejan votar. Y nos preparamos para votar, no nos preparamos para no votar", ha aclarado.

Tesis opuesta a la de ERC

Las palabras de Puigdemont chocan frontalmente con la tesis desgranada el martes de esta semana por el número dos de su gobierno, Oriol Junqueras.

El líder republicano manifestó durante una comida en Barcelona que el ejecutivo trabaja para el "referéndum o la independencia", abriendo la puerta a una DUI si la consulta separatista no se puede celebrar.

Junqueras fue más lejos y valoró que esta posibilidad figura en el programa electoral de Junts pel Sí, la coalición entre el PDEcat y ERC. "Hay una cláusula de desbloqueo", aseveró el vicepresidente.

Diferencias en el Ejecutivo

Las diferencias entre los dos partidos y socios de coalición que gobiernan Cataluña no se habían materializado de forma tan clara hasta estas declaraciones de Puigdemont.

Antes, no obstante, el diputado del PDEcat en el Congreso, Jordi Xuclà, ya ha avisado el sábado de que "no tiene sentido" una declaración unilateral de independencia. Especialmente, ha recordado, tras la firma conjunta del Govern en favor del referéndum el vienes.

Precisamente, el acto simbólico en el Palau de la Generalitat trató de mostrar unidad. En ese mismo acto, Puigdemont acabó su intervención aludiendo a que Cataluña siempre actuará como una democracia madura y democrática, o sea, sin tomar decisiones no respaldadas por la legalidad. La coincidencia de estrategias no soporta el pressing que inyectan los republicanos, pendientes del espacio electoral de la CUP y de los comunes de Ada Colau, cuando radicalizan su discurso como hizo Junqueras el martes pasado.