Menú Buscar
Puigdemont carga ahora contra el "fanatismo" del Rey

Puigdemont carga ahora contra el "fanatismo" del Rey

El expresidente fugado redobla su presión a la UE: "¿Aceptará que un Estado miembro no respete el mandato de las urnas con las reglas del juego del mismo Estado?"

6 min

El expresidente de la Generalitat y candidato de JxCat a las autonómicas del 21D fugado en Bélgica, Carles Puigdemont, sigue buscando nuevos objetivos a los que atribuir el fracaso del procés liderado por él mismo. Si en las últimas semanas sus críticas se habían centrado en la Unión Europea --por desmarcarse del intento de secesión unilateral y apelar al Estado de derecho--, ahora parece haber puesto el punto de mira en un nuevo responsable: el rey Felipe VI.

En una entrevista publicada este domingo en el diario Ara, Puigdemont ha tildado al monarca de fanático. "Lo más fácil [tras la DUI] habría sido plantear una resistencia física desde la Generalitat. Pero sabía que, con un Estado espoleado por su propio jefe del Estado en el fanatismo, no teníamos el derecho a poner en riesgo la vida de las personas".

"La tercera vía es una pura fantasía"

Puigdemont ha negado la existencia de una tercera vía al independentismo y al Estado actual, y ha alertado de que "el Estado no quiere ser reformado", por lo que cree que continuará siendo así durante muchos años. Por ello, ha rechazado que la tercera vía sea una alternativa real: "La fantasía más grande que ha habido en el imaginario político ha sido la tercera vía. Cuando alguien dice tercera vía, está diciendo: la España que veis ahora".

"Nos hemos equivocado inflando el globo de la tercera vía​, en lugar de reconocer que era un eufemismo. Es una pura fantasía. El Estado no quiere ser reformado", ha sentenciado.

Por ello, Puigdemont ha advertido a los que creen en la tercera vía de que "la España que ven ahora es la que quedará durante muchos años", de manera que pide a la gente contraria a la independencia que revise bien cómo es el Estado actualmente.

Ataque a la UE

El líder nacionalista ha negado que la vía unilateral hacia la independencia sea la única posibilidad, ha defendido que "la única unilateralidad efectiva es el 155" y ha preguntado a los candidatos del PSC, Cs y PP, Miquel Iceta, Inés Arrimadas y Xavier García Albiol, si respetarán el resultado del 21-D, aunque ganen las fuerzas contrarias al 155.

También ha rechazado que haya contradicciones entre ERC, JxCat y la CUP, y ha reclamado unidad: "El objetivo es compartido. Debemos ser militantes de Cataluña más que militantes de cada partido. Si no nos despistamos en el horizonte podremos continuar conciliando los legítimos ritmos, discrepancias y matices".

Puigdemont ha sostenido que, si ganan los partidos contrarios al 155, lo primero que debe hacer el Gobierno central es dejar sin efecto su aplicación y ha lanzado un mensaje a la Unión Europea: "¿Aceptará que un Estado miembro no respete el mandato de las urnas con las reglas del juego del mismo Estado?".

Tomará posesión del acta de diputado

Puigdemont a avisado de que "los resultados vendrán afectados por una gran anormalidad" por los presos soberanistas y los consellers cesados en Bélgica, de manera que ha exigido que haya observadores internacionales revisando las elecciones, valorando la neutralidad de los medios de comunicación públicos y la actuación de la policía.

El expresidente se ha mostrado convencido de que "sin duda" tomará posesión del acta de diputado y espera que sus "derechos sean garantizados por todos aquellos que se han pasado durante años y los últimos meses bramando por los derechos de los diputados".

Aunque no descarta volver a Cataluña antes de las elecciones, ha reprochado que no poder ser investido presidente "es una opción antidemocrática" . "Si decimos a todo el mundo que acepte el resultado, si es que yo acabo siendo presidente, no hay opción. Aceptar una alternativa es aceptar lo que nos está pasando", ha manifestado.

Preguntado por el papel del PDeCAT en la lista de JuntsxCat, ha explicado que decidieron "que no era el momento del partido" y ha pedido que sea más premiado que castigado.

En democracia "el Estado no ganará nunca"

Sobre la euroorden que el Tribunal Supremo retiró esta semana, Puigdemont ha criticado que, según él, el Estado español está utilizando una directiva europea para hacer política y que "quizás en España lo puede hacer, pero esto es Europa; aquí no hay jueces amigos".

Ha considerado que en la cuestión de la euroorden ha ganado y ha defendido que en cuestiones democráticas el independentismo puede ganar al Estado: "Mientras conduzcamos la situación en términos democráticos de participación positiva, el Estado no ganará nunca. Si el Estado nos lleva a su terreno de juego, la confrontación, la ulsterización como dicen, perderemos".