Menú Buscar
Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, en el Pleno del Parlament.

Puigdemont defiende los sueldazos de sus altos cargos

Ciudadanos reprocha al presidente catalán las retribuciones de los directivos de empresas públicas, mientras se recortan las ayudas para libros de texto 

María Jesús Cañizares
2 min

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha justificado hoy los sueldos de los directivos de las empresas públicas, alegando que el número de empleados de la administración catalana es inferior al de otras comunidades autónomas.

Lo ha hecho en respuesta a la presidenta del grupo parlamentario de Ciudadanos, Inés Arrimadas, quien ha hecho referencia a la información publicada hoy por Crónica Global, sobre los 14 directivos de empresas públicas que cobran más que un consejero de la Generalitat. En la sesión de control celebrada hoy en el Parlamento catalán, Arrimadas ha reprochado al mandatario catalán que se recorten las ayudas para la compra de libros de texto, mientras se mantiene una estructura faraónica de empresas públicas y altos sueldos.

"Barra libre"

La dirigente de la formación naranja ha instado a Puigdemont a garantizar la gratuidad de los libros de texto, lo que el presidente catalán ha calificado de “demagogo” y de fomentar la cultura de la “barra libre para todos”. Y ha asegurado que las familias en situación de riesgo reciben las ayudas correspondientes.

Arrimadas ha acusado al dirigente independentista de faltar el respeto a las familias preocupadas por ese tema y ha denunciado el hecho de que Cataluña sea la comunidad con más empresas públicas y donde sus altos cargos tienen sueldos más altos.

Presupuestos sociales

Puigdemont ha dicho que el 73% del gasto del presupuestos va destinado a políticas sociales. Respecto a los entes públicos y los sueldos de sus altos cargos ha retado a Arrimadas a sostener que el número de empleados públicos en Cataluña es superior a otras comunidades autónomas. “Es exactamente lo contrario”, ha dicho.

Puigdemont ha lamentado que “nos quiten los instrumentos para tratar a nuestros pobres”, en alusión a la sentencia del Tribunal Constitucional que acaba de suspender la ley de pobreza energética en respuesta a un recurso del Gobierno español.