Menú Buscar
Imagen general de la Bolsa de Madrid, donde la prima de riesgo aumenta por las incertidumbres / CG

La prima de riesgo española no subía tanto desde el 1-O

El coste de la deuda sube por encima del 1,7% y el riesgo país alcanza los 220 puntos por las turbulencias internacionales y las dudas por el presupuesto de 2019

4 min

Día complicado para la deuda española, que ha llevado el bono a diez años a superar el 1,7% y a situar la prima de riesgo en los 220 puntos básicos. Niveles que no se veían en lo que va de año y que se aproximan al coste de financiación para la deuda que se daba hace un año, tras el referéndum ilegal en Cataluña, cuando ese coste superaba el 1,8%.

El aumento del riesgo se produce en un contexto de turbulencias internacionales, con mil y un frentes abiertos, con las dudas sobre la situación en Italia y los conflictos permanentes que tiene abiertos Estados Unidos, con Irán, y también con Arabia Saudí, tras la desaparición en Turquía del periodista saudí Hamal Khassoghi. Incertidumbres a las que se unía este lunes el envío a Bruselas del proyecto presupuestario para el ejercicio 2019 por parte del Gobierno, con grandes dudas acerca de contar con los apoyos suficientes para su aprobación.

Interés del bono en 2018; de 1,57% a 1,7%

En lo que va de año, el interés del bono español con vencimiento a diez años ha pasado desde el 1,570% al finalizar 2017 hasta el 1,706% con la perspectiva de que el Banco Central Europeo (BCE) dé por finalizado su programa de compra de deuda pública al acabar el año.

Por su parte, la rentabilidad exigida a la deuda italiana con vencimiento a diez años se situaba en el 3,580%, mientras que el interés del bono portugués equivalente se relajaba por debajo del 2%, después de que la agencia Moody's elevara la calificación de su deuda soberana a 'Baa3' desde 'Ba1', con perspectiva estable, dentro del grado de inversión.

Sin presupuestos, déficit al 2,2% del PIB

En cuanto al proyecto presupuestario, al término de la reunión del Consejo de Ministros, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha indicado que si no se aprueban los nuevos Presupuestos para el año que viene, el déficit público se situará en el 2,2% del PIB por la propia inercia económica, por tanto, cuatro décimas por encima del 1,8% planteado por el Gobierno.

De esta forma, el Gobierno ha mantenido la senda de estabilidad presupuestaria planteada y rechazada en julio por el Congreso, que contempla unos objetivos de déficit del 2,7% este año, del 1,8% en 2019, el 1,1% en 2020 y cuatro décimas de PIB en 2020.

Nueva senda de déficit

La senda de déficit planteada por el Gobierno de Pedro Sánchez, rechazada por el Congreso a finales de julio, plantea un déficit del 2,7% este año, cinco décimas más que la senda del Ejecutivo de Rajoy, un 1,8% para 2019 (cinco décimas más), un 1,1% para 2020 (ocho décimas más) y cuatro décimas en 2021, frente al superávit que auguraba el anterior Gobierno.

Además, Montero ha detallado que tras el acuerdo presupuestario se prevé una recaudación de 5.678 millones de euros con las medidas de la reforma fiscal y lucha contra el fraude acordada con Podemos, sin incluir los ingresos por cotizaciones. El impacto en los Presupuestos de las medidas de ingreso que afectan a la Administración General del Estado será de 4.489 millones de euros.