Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede del Govern y el Conselh Generau d'Aran en una imagen de archivo / ARAN

La política lingüística de la Generalitat: tijeretazo al fomento del aranés

El Conselh Generau d’Aran reclama al Govern resolver el conflicto sobre el pago de los 570.000 euros correspondientes a la aportación adicional de 2021, por el desarrollo de sus competencias propias

6 min

El Vall d’Aran cuenta con un modelo educativo único en Cataluña. A medio camino entre la inmersión y la recuperación lingüística, el fomento de los idiomas y especialmente del aranés son las políticas claves del Conselh Generau d’Aran. Para mantener esta variedad gascona del occitano, la administración pirenaica cuenta con comisiones bilaterales con la Generalitat, en las que se incluyen las partidas necesarias que el Govern debe cubrir en el valle por el desarrollo de sus competencias propias.

Con cinco lenguas a los siete años​ --aranés, catalán, castellano y dos extranjeras-- el sistema de enseñanza del territorio fomenta un conocimiento extenso de todos los idiomas propios del valle, a través de la competencia del gobierno local en la escuela aranesa. No obstante, la síndica del Conselh Generau d’Aran, Maria Vergés (UA-PSC), dirigió una misiva al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), en la que expresaba el malestar de la administración del valle ante la falta de inversión prevista en los presupuestos catalanes para 2022. A esto, se le debe sumar el incumplimiento desde Barcelona de los acuerdos de financiación llevados a cabo en las comisiones bilaterales entre Vielha y el gobierno autonómico.

Aran quiere liderar su política lingüística

La síndica presidió este viernes el primer encuentro telemático del consejo de política lingüística del occitano-aranés entre el Conselh Generau y la Generalitat. Vergés recordó al Ejecutivo catalán que “el gobierno de Aran debe liderar las acciones en materia de política lingüística”. Esto derivaría en una coordinación más fluida con el Departamento de Cultura para promocionar la lengua histórica del valle, con las mismas pretensiones con las que el Govern dirige sus actuaciones en catalán.

La síndica de Aran, Maria Vergés, durante el primer encuentro telemático del consejo de política lingüística del occitano-aranés entre el Conselh Generau y la Generalitat / CONSELH GENERAU ARAN
La síndica de Aran, Maria Vergés, durante el primer encuentro telemático del consejo de política lingüística del occitano-aranés entre el Conselh Generau y la Generalitat / CONSELH GENERAU ARAN

Vergés pidió una mayor financiación para promocionar el aranés, en un momento en el que el Govern tan solo aporta 100.000 euros anuales al Conselh Generau para estas labores, mientras aumenta la partida para el catalán de los 31,2 millones hasta los 38,8 millones para 2022. Lejos de lo acordado, ha creado un conflicto sobre el pago de los 570.000 euros correspondientes a la aportación adicional de 2021, pactada en 2019, por el desarrollo de competencias propias del valle.

Intentos de frenar el castellano

La inmersión lingüística en el resto de Cataluña hace primar al catalán en toda la enseñanza. Algo que en Aran se reparte entre las tres hablas oficiales del territorio. No obstante, el fomento del aranés se comparte con el castellano y el catalán. Un modelo de inclusión de lenguas menos agresivo que el de la Generalitat y que, curiosamente, confiere los mismos datos sobre el uso de “lengua habitual” entre la sociedad que la escuela monolingüe defendida por el Govern.

El presidente del Instituto de Estudios Araneses, Jusèp Loís Sans Socasau, recuerda que su organización se encarga de llevar a cabo la normativa lingüística y adaptación del occitano en Aran. Sin embargo, admite que “el uso del castellano ha desplazado al aranés” que es hablado de forma habitual por el 20% de la población. El también exdirigente de la delegación aranesa de ERC recuerda que “los pueblos más alejados de la carretera principal son los que más la hablan”, en referencia a la variante gascona del territorio.

Mapa de la lengua occitana, en negro oscuro el Vall d'Aran con su variante gascona: el aranés / GENERALITAT
Mapa de la lengua occitana, en negro oscuro el Vall d'Aran con su variante gascona: el aranés / GENERALITAT

Las declaraciones de Sans Socasau sobre la sociolingüística del valle van en la línea del fomento del aranés que se quiere dirigirse desde el Conselh Generau, aunque sin desdeñar al resto de idiomas oficiales. El catalán, con una promoción y exclusividad plena en Cataluña, se coloca en el 36,1% como lengua habitual y el castellano en el 38,6%, según los datos de Idescat de 2018. El español, en Aran, es hablado frecuentemente por el 37,71% de la población. Es decir, con menor inversión de la Generalitat en el aranés y una política lingüística más inclusiva se ha logrado mantener la variante gascona, a pesar del tijeretazo del 84% a la financiación del Vall d’Aran en los presupuestos de 2022, respecto a 2010.