Menú Buscar
Pedro Sánchez, líder del PSOE, en rueda de prensa en el Congreso.

Pedro Sánchez promete gobernar con "diálogo y moderación"

El secretario general del PSOE subraya antes de iniciar las negociaciones que defenderá "la integridad de España y el respeto a la Constitución"

Carles Bellsolà
3 min

Pedro Sánchez intentará formar un Gobierno "progresista y reformista". Así lo ha proclamado el propio líder socialista, después de que el Rey Felipe VI lo propusiera como candidato a la investidura. Y, a la vez, ha querido tranquilizar a los sectores más renuentes al único Ejecutivo plausible que se presenta ahora, uno encabezado por PSOE y Podemos, cuando ha prometido "moderación" y defender "la integridad de España" desde la Moncloa.

"Hoy el cambio está más cerca". Así se ha expresado este martes el secretario general del PSOE y ya candidato a la investidura, Pedro Sánchez, después de recibir el encargo del monarca para intentar formar Gobierno. "Todas las fuerzas del cambio estamos llamadas a que ese cambio se haga realidad", ha afirmado, sin nombrar a ninguna de esas fuerzas. Pero ha lanzado a continuación toda una serie de mensajes tranquilizadores hacia los críticos --de dentro y fuera de su partido-- ante un pacto con la izquierda que incluya a Podemos.

No menciona la reforma laboral

Así, Sánchez ha sido muy explícito cuando ha lanzado un "mensaje de confianza", y cuando ha prometido "gobernar desde el diálogo y la moderación". Una moderación que ha dejado traslucir ya cuando ha apuntado sus primeros objetivos económicos. Como cuando ha prometido una "alianza para crear más empleo", y "aprobar un nuevo Estatuto de los trabajadores". Pasando de largo por la promesa electoral de derogar la reforma laboral que aprobó el PP en 2012.

Sánchez también ha insistido en evitar cualquier tentación de radicalidad cuando ha proclamado la necesidad de "equilibrar las cuentas publicas", y de evitar los "gastos superfluos" desde la administración. Y también en cuanto a la cuestión territorial.

La cuestión catalana

"El PSOE defenderá siempre la integridad de España y el respeto a la Constitución y a la ley", ha subrayado Sánchez. Una precisión pertinente en cuanto que Sánchez podría necesitar el aval de CDC o ERC para la investidura, y en cuanto que Podemos había puesto como condición para un pacto con los socialistas una solución para la cuestión en Cataluña que contemple un referéndum. La oferta de Sánchez es la reforma de la Constitución para asentar un Estado federal.

A la vez, Sánchez se ha ofrecido al PP para cerrar grandes pactos de Estado. Y ha citado dos ejemplos de estos posibles pactos: en materia de terrorismo, y en relación al "desafío soberanista en Cataluña".