PDeCAT y ERC cuentan con el paso atrás de Puigdemont

Los independentistas llegan a un acuerdo para constituir la Mesa del Parlament, con el republicano Roger Torrent de presidente y la candidatura 'oficial' de Puigdemont al frente del Govern

PDeCAT y ERC cuentan con el paso atrás de Puigdemont
17.01.2018 00:00 h.
4 min

Calma. La justa, pero calma y paciencia. El bloque soberanista quiere ir paso a paso, pero con la convicción de que acabará ocurriendo. El PDeCAT y ERC cuentan con el paso atrás de Carles Puigdemont en el último instante, cuando la mayoría parlamentaria independentista compruebe que o la utiliza para gobernar, con la elección de un presidente de la Generalitat, o entra en un bucle de muy difícil salida, que podría comportar unas nuevas elecciones.

Los dos partidos se miran de reojo. La competencia y la rivalidad son enormes. Pero han acercado posiciones. A los dos les interesa pasar página, defender a los suyos, pero iniciar una nueva etapa que les dé respiro. En las conversaciones privadas, en los comentarios más íntimos, admiten que el movimiento puede desfondarse, que necesita acumular fuerzas y poner en valor todo lo que se ha logrado en los últimos años. Y para ello es “imprescindible” poder gobernar.

Algunos tapados hasta el último segundo

¿Y cómo se hace todo eso, cuando la apariencia de caos es total? Fuentes de los dos grupos parlamentarios afirman que el primer paso se ha alcanzado este martes, con la composición de la Mesa del Parlament, que garantiza una mayoría independentista, con la presidencia del republicano Roger Torrent. Y, a partir de ese momento, se inicia una carrera de menos de quince días hasta la investidura, con la convicción de que “no se podrá burlar de nuevo lo que han indicado los letrados del Parlament”, sobre la elección de Puigdemont. Pero se intentará. Hasta el final. Pese a los recursos del Gobierno español. Otra cosa es lo que ocurra al segundo siguiente.

El PDeCAT, en realidad, asume lo que indique la lista de Puigdemont, Junts per Catalunya. Y se ha llegado a un acuerdo. Junts per Catalunya y ERC han pactado la presidencia del republicano Roger Torrent, al frente del Parlament, y de Puigdemont, como presidente de la Generalitat. Cuando se compruebe que no se puede hacer más, que la presión podría ser contraproducente, habrá una salida, una alternativa. Y será un candidato de Junts per Catalunya. ¿Quién? Eso ya se verá, pero la opción, que defiende la lista de Puigdemont desde el primer día, es asegurar la “legitimidad, pero también la gobernabilidad”. Eso puede pasar por Elsa Artadi, o por Jordi Turull, o, incluso, por otros nombres, siempre de la lista del president.

Cuidado con los imponderables

Esquerra mantiene sus reservas, pero ha ido caminando el terreno marcado por Puigdemont, sin opciones reales para desmarcarse, con Junqueras en prisión, y con poca capacidad para tomar la iniciativa, porque carece de liderazgo.

Y esa salida pasa por un candidato o candidata que, pese a mantener el Govern, podría seguir defendiendo la “llama” del presidente en “el exilio”. Fuentes de los dos grupos señalan, sin embargo, que cuando se es presidente de la Generalitat es a todos los efectos, como experimentó, precisamente, Puigdemont tras el paso al lado de Artur Mas. Y que no tenga --eso será vital-- causas abiertas con la justicia española.

Ese es el camino que ha trazado el independentismo, con la voluntad de recuperar la institución y seguir en el poder. Siempre hay imponderables, en todo caso. Y la primera prueba se vivirá este miércoles en el Parlament.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información