Menú Buscar
El expresidente balear y exministro Jaume Matas, el pasado junio en Palma de Mallorca / EFE

Matas: cita judicial en abril y posible pacto por la adjudicación de su infraestructura estrella

El exmandatario balear deberá explicar las contrataciones 'a dedo' de los arquitectos de las obras del Palma Arena

5 min

El expresidente balear y exministro Jaume Matas, condenado por tráfico de influencias y cohecho en dos de las primeras piezas que fueron juzgadas por el conocido como caso Palma Arena, tiene una nueva cita judicial. Será el próximo 10 de abril, día en que la Audiencia Provincial le ha emplazado a comparecer para ofrecerle la posibilidad de alcanzar un acuerdo de conformidad con la Fiscalía antes de ser enjuiciado por auspiciar la adjudicación presuntamente irregular del velódromo palmesano, considerada su infraestructura estrella.

La última vez que Matas se vio las caras con la justicia fue a mediados del pasado año, cuando finalizó el juicio que durante seis meses sentó en el banquillo a la Infanta Cristina, Iñaki Urdangarin y a otros 15 acusados por el supuesto desvío de más de seis millones de euros de Baleares, Madrid y Comunidad Valenciana a favor del Instituto Nóos, liderado por el exduque de Palma.

Sobrecoste de más de 50 millones

El exmandatario isleño, sobre quien pesan nuevas peticiones de cárcel, entre ellas cinco años de prisión por el caso Nóos --cuya sentencia saldrá a la luz en próximas semanas--, deberá ahora dar explicaciones sobre la contratación a dedo de los arquitectos que dirigieron las obras del Palma Arena, cuyo presupuesto fue estimado inicialmente en 48 millones de euros y acabó ascendiendo a más de 110 millones.

En concreto, Anticorrupción, en un escrito al que ha tenido acceso Crónica Global, reclama dos años de cárcel para el exdirigente del PP balear por ordenar que se contase, sin concurso, con los servicios del arquitecto Ralph Schürmann, quien presentó a la Administración facturas por un total de 2,3 millones de euros, si bien finalmente le fueron abonados 1,6 millones.

Del mismo modo, el Ministerio Público solicita otros dos años de privación de libertad para Matas por actuar de similar forma con los arquitectos que sustituyeron a Schürmann, Luis y Jaime García-Ruiz, quienes acabaron percibiendo unos honorarios de 8,5 millones de euros por hacerse cargo de las obras del velódromo. El fiscal Pedro Horrach le acusa de delitos de prevaricación y fraude a la Administración.

Piezas ocho y nueve del caso Palma Arena

Ambas contrataciones centran, en concreto, las piezas ocho y nueve del caso Palma Arena. De hecho, durante la diligencia que tendrá lugar en abril, las partes deliberarán, además de la procedencia de llegar o no a un pacto, sobre la posibilidad de acumular ambos flecos para que sean juzgados de forma conjunta.

Junto a Matas, también deberá acudir ese día a la Audiencia balear el ex director general de Deportes del Govern y medallista olímpico José Luis Ballester, quien se encargó, según las pesquisas, de canalizar las instrucciones del expresidente autonómico. Ya en 2004, éste encargó a su subordinado la consecución del Campeonato del Mundo de Ciclismo para que se celebrara en Palma y, con ello, servir de base a la construcción de un velódromo cubierto que pudiera albergar el evento deportivo, previsto en 2007.

La Fiscalía llega a apuntar, además, a la existencia de hasta 22 actas falsas por parte de los organismos del Ejecutivo balear que aparentemente debían decidir sobre la marcha del proyecto cuando, en realidad, las decisiones eran adoptadas por Matas y Ballester. En este sentido, el Ministerio Público señala que se trata de entidades que el exministro eligió con el objetivo de dar cobertura formal a la adjudicación de las obras, de tal modo que Matas "pudiera imponer sus decisiones unipersonales sobre quién y cómo construiría el velódromo".