Menú Buscar
Artur Mas y Juan José Ibarretxe, en San Sebastián / EFE

Mas reclama un referéndum para votar entre "una oferta de mayor autonomía" o la independencia

El exlehendakari Ibarretxe ejerce en San Sebastián de anfitrión del 'expresident', que ve muy lejos llegar a un acuerdo con el Estado

7 min

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado hoy que ve un posible acuerdo entre Cataluña y el Estado "más lejos que la cima del Everest" y ha defendido abiertamente continuar con el proceso soberanista iniciado con el Estado catalán como objetivo en el horizonte.

Mas, aclamado por 1.800 personas en una conferencia en San Sebastián, no ha mencionado terceras vías ni se ha referido en ningún momento a la reunión mantenida por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat, Carles Puigdemont, sino que ha apostado por la celebración este año de un nuevo referéndum y por la consecución de un Estado catalán.

El expresidente catalán ha ofrecido una conferencia en el Kursaal de San Sebastián junto con el exlehendakari Juan José Ibarretxe, a la que han asistido un nutrido grupo de dirigentes de los partidos nacionalistas vascos y personalidades de la sociedad de Euskadi.

Oferta "muy lejana"

Mas ha explicado que si Cataluña recibiera una oferta del Estado para profundizar en su autonomía, una hipótesis que ha considerado "muy lejana", dicha propuesta debería ser votada en referendo por los catalanes, pero siempre junto a otra en favor de la independencia.

"Que la gente escogiera entre independencia y una oferta de mayor autonomía", ha defendido Mas, quien ha opinado que "no tendría sentido" que con un Parlamento catalán que tiene "mayoría absoluta" en favor de la independencia, esta opción no se pudiera "poner como alternativa".

"Votar ya es ganar"

Según Mas, "la primera clave del éxito" para lograr la independencia "es ejercer el derecho a decidir" porque se habrá ganado, "en parte, esa batalla". "Votar ya es ganar", ha indicado, para afirmar que este mismo año se celebrará "un nuevo referéndum" en Cataluña.

Por ello, ha llamado a la "unidad política y movilización de la gente", que es un "binomio fundamental" y una de sus "mejores cartas en esta partida". Asimismo, ha señalado que "la tercera clave del éxito" será "la mayoría social en las urnas" y ha asegurado que aceptarán lo que decidan los catalanes, sea a favor o en contra de la independencia.

"Reacción de orgullo"

En todo caso, el ex presidente autonómico ha advertido de "la reacción de orgullo" que puede haber de los catalanes ante las medidas que el Ejecutivo tome para evitar la consulta soberanista y que puede "dejarle en una situación peor de la que tiene en este momento".

En esa línea ha recordado que este año seguirán los juicios contra representantes soberanistas. "El Estado, como mínimo, va a hacer eso, y seguramente no se va a quedar ahí. Ya se oye hablar de precintar escuelas, de recuperar competencias y de aplicar el artículo 155 de la Constitución", ha señalado.

"Piensan que van a amedrentar a la gente"

El dirigente nacionalista ha reconocido que desconoce "cuál va a ser la reacción del Estado", pero "es evidente que no se va a quedar de brazos cruzados". "Cuantos más juicios haya, cuantos más líderes soberanistas catalanes pasen por un Juzgado, mayor será la base a favor de la independencia", ha indicado.

"Ellos piensan que van a amedrentar a la gente en Cataluña y meterles el miedo en el cuerpo, pero se pueden encontrar con la reacción exactamente contraria", ha añadido.

"Guerra sucia" y "agresión" del Estado

Mas ha lanzado diversas acusaciones: "El Estado español nos está agrediendo en forma de reconquista competencial". Y ha insistido en que se desarrolla "una guerra sucia" impulsada por los estamentos del Estado que, "por vías ilegales, intentan desprestigiar a los dirigentes soberanistas catalanes".

"Estamos reaccionando ante una agresión muy grande en legítima defensa", ha destacado.

"Sustitución de una soberanía por la otra"

Así, ha considerdo que, después de muchos "intentos fallidos de pactar con el Estado", a los catalanes solo les queda el camino de lograr "un Estado catalán en Europa". "Queremos construir la Dinamarca mediterránea", ha subrayado, para advertir de que, para ello, "costará como mínimo una generación".

Según Mas, "estamos cerca" de crear un Estado catalán. Y ha explicado que, "de aquí a septiembre", el Parlamento catalán aprobará "algunas leyes, que van a ser inmediatamente recurridas, pero que darán cobertura legal y legitimidad catalana a la convocatoria del referéndum y a la sustitución de una soberanía [la española] por la otra [la catalana]".

"Va a haber un alto grado de tensión"

Finalmente, Mas ha augurado que "va a haber un alto grado de tensión con el Estado español, si antes no se ha encontrado una solución de posible acuerdo que yo veo más lejos que la cima del Everest".

"Pero, para nosotros, llegar hasta el final es fundamental porque la alternativa de no seguir adelante, sabiendo que no encontraremos un interlocutor dispuesto a escuchar, que es lo que quiséramos, sería tirar la toalla, y no hemos hecho todo que hemos hecho para, en el último momento, tirar la toalla", ha concluido, antes de asegurar "rotundamente" que los catalanes no renunciarán a la celebración de un referéndum independentista pese a que hubiese cualquier oferta del Gobierno.