Menú Buscar
El presidente del PDeCAT, Artur Mas, en el restaurante Chez Cocó de Barcelona el viernes, 3 de noviembre, con otros tres comensales / CG

Mas, de cena mientras el Govern destituido duerme en prisión

El presidente del PDeCAT se deja ver más que nunca a menos de dos meses de los comicios del 21D

3 min

El presidente del PDeCAT (la refundada Convergència), Artur Mas, se dejó ver anoche en un afamado restaurante de Barcelona mientras la mitad del Govern destituido duerme en prisión preventiva y la otra mitad, huida a Bélgica, está en busca y captura internacional por supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación.

Mas, quien fue presidente de la Generalitat entre 2010 y 2016, cenó con tres personas más en el restaurante Chez Cocó, una rôstisserie al estilo francés, según ha podido saber Crónica Global. Se trata de uno de los locales más elegantes de la capital catalana y está ubicado en el número 465 de la avenida Diagonal. Muy cerca de la plaza Francesc Macià y también muy próximo a domicilio de Mas.

El menú

El plato estrella del restaurante es el pollo asado, coquelet, aunque la carta destaca también por la carne de otras aves tales como pichones, patos y codornices. Sin olvidar los lechazos, los cochinillos, asados y guisos. Los más hambrientos pueden tomar unos aperitivos para untar, o unos huevos. De postre, hay opciones de tartas de queso y de naranja, milhojas de vainilla y café, helados y cupcakes.

artur mas chez coco

El presidente del PDeCAT, Artur Mas, en el restaurante Chez Cocó de Barcelona el viernes, 3 de noviembre / CG

El precio medio es de 40 euros.

Se deja ver

Mas, apartado por la CUP en el inicio de la legislatura que finalizó con el 155, siempre ha permanecido en escena. Se ha dejado ver en primera fila de numerosos actos políticos, sobre todo del partido que preside. Él, que avivó el independentismo, declaró poco antes de la DUI que Cataluña no estaba lista​ todavía para dar el paso y, ahora, busca de nuevo el protagonismo perdido.

El jueves se acercó hasta las puertas de la Audiencia Nacional, donde tenían que declarar los exconsellers (luego encarcelados), y se puso ante las cámaras y los micrófonos para mandar un mensaje claro: "Con tribunales y violencia no se va a resolver el conflicto entre Cataluña y España". Y solo con "alta política" saldrán las soluciones.

Por otro lado, Mas y sus colaboradores tienen hasta el 16 de noviembre para pagar los tres millones de euros que aún faltan de la fianza impuesta por la supuesta utilización de fondos públicos para la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014.