Menú Buscar
Manuel Sánchez Corbí en una foto de archivo

Manuel Sánchez Corbí, preocupado porque la violencia pueda resurgir en las calles de Cataluña

Tras presentar su libro 'sangre, sudor y paz' sobre ETA teme que la respuesta en las calles catalanes sea violenta

4 min

El coronel jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, Manuel Sánchez Corbí, presentó la semana pasada su libro 'Sangre, sudor y paz' en el que narra, junto a Lorenzo Silva y Gonzalo Araluce la historia de cómo la Guardia Civil acabó con ETA, una organización terrorista que, según él, "no sería justo rebajar a una banda de delincuentes comunes". "Eran técnicamente muy buenos, nos engañaron muchas veces y nos golpearon también mucho".

Tras la publicación de su libro, en una entrevista, se muestra feliz de haber dejado atrás ETA, especialmente cuando se cumplieron el pasado viernes, seis años de su cesde definitivo a la violencia. Aun así, y pese a mostrar su satisfacción por el fin del grupo terrorista, también se ha mostrado "preocupado" porque "algunos puedan recurrir a la violencia callejera y que resurja en otros lugares como Cataluña".

El Estado debe mantenerse fuerte

Esta reflexión viene dada por la situación que se vive en Cataluña con el desafío incesante independentista. El coronel jefe se cuida mucho de trazar paralelismos entre lo que vivió frente a ETA y la situación de tensión política que marca la actualidad debido al plan secesionista de la Generalitat y de organizaciones sociales. Su pronóstico: "No podemos excluir que alguien piense que igual con la violencia consigue algo más" y añade "es algo de lo que preocuparse. Que hoy en día en Cataluña alguien empiece a hacer 'kale borroka' no está muy lejos porque aquí siempre ha habido violencia antisistema. Que eso ahora lo focalicen hacia la independencia puede ocurrir, hay mucho caldo de cultivo previo".

Para Corbí, la clave es que el Estado no renuncie a un principio básico, aplicado antes para el entorno de ETA: "Dentro de la ley, democráticamente se puede defender lo que quieras".

Cuatro años de testimonios 

En su libro, así como en la entrevista, ha citado a diversos personajes como Jon Idigoras, Iñigo Iruin o Arnaldo Otegi. También aquellos etarras, como Joseba Urrusolo Sistiaga, "a los que se pudo mitificar sin querer cuando no quedaba más remedio que imprimir carteles con su cara pidiendo colaboración ciudadana". Sánchez Corbí recuerda cada detalle, cada nombre, cada operación: "Han sido cuatro años recopilando información para escribir el libro".

'La Tigresa', Bolinaga, 'Txapote', De Juana Chaos, 'Pakito', 'Txeroki' o 'Thierry' son otros de los etarras, "algunos de ellos mediocres fuera del mundo terrorista", a los que se enfrentó en su larga carrera en los servicios antiterroristas, antes de pasar a la UCO. "Todavía hoy alguno se pregunta dónde está Josu Ternera", dice a modo de ejemplo antes de sostener que se han dedicado muchas líneas a este y otros etarras sin saber muy bien el papel que han jugado.

Recuerdo a las víctimas

Durante la entrevista también ha recordado a víctima del terrorismo que vivió de muy cerca. El caso de Irene Fernández, la única agente de la Guardia Civil (el libro dedica un capítulo a la importancia de las mujeres en la batalla contra ETA) que fallece por un atentado, entre otros.