Menú Buscar
Francesc Homs (CDC) ha ganado las primarias de Convergencia, que ha decidido liquidar su marca tras 42 años de existencia.

Los militantes de CDC liquidan el partido

Francesc Homs gana las primarias barriendo a Sílvia Requena, candidata de Germà Gordó, con el 80% de votos

Redacción
2 min

Los militantes de Convergencia Democratica de Cataluña (CDC) han liquidado el viejo partido. El 67,05% de los participantes en el súper sábado de Convergencia, las primarias para elegir cabeza de lista por Barcelona al Congreso, han exigido fundar una nueva formación.

Francesc Homs, por su parte, encabezará la candidatura a las elecciones generales tras barrer a Sílvia Requena con el 77,6%% de sufragios frente al 20,29%.

La aspirante avalada por exconsejero de Justicia del Govern, Germà Gordó, no irá de número dos en la lista por Barcelona, pues no ha superado la barrera del 30% de votos.

El fin de CDC

Con los primeros resultados escrutados, el 53% de los 15.015 militantes llamados a votar en 197 mesas han optado mayoritariamente por la idea de liquidar la vieja CDC y fundar un nuevo partido.

Un 67,05% de los miembros y simpatizantes que han pagado cuota durante los últimos seis meses prefieren acabar con la marca histórica, fundada por Jordi Pujol en 1974.

En los últimos años, Convergencia se ha visto envuelta en un ramillete de casos de corrupción, como la trama del 3%, que la habían deblitado notablemente. Y, sobre todo, el escándalo de la familia Pujol que no solo ha admitido haber ocultado una fortuna a Hacienda durante 30 años, sino que casi todos sus integrantes están inmersos en procesos judiciales relacionados con la apropiación de dinero público.

Las siglas CDC han sido quemadas por los escándalos.

Primera vuelta

El súper sabado de CDC, como lo ha llamado el propio partido, se lee también como primera vuelta del congreso de la fomación, que tendrá lugar a principios de julio.

Requena estaba apadrinada por Germà Gordó, miembro del llamado 'pinyol' (hueso) de Convergencia, el círculo más próximo a Artur Mas.

El débil porcentaje conseguido el sábado fija el nivel de apoyo que pueda tener Gordó cuando se postule para dirigir la nueva Convergencia.