Menú Buscar
Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez, en la sede de la ANC, donde la Guardia Civil busca las conversaciones de Puigdemont / CG

Llarena busca las conversaciones de Puigdemont

La Guardia Civil registra las sedes de la ANC, Òmnium Cultural y el Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información

3 min

El juez instructor del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que investiga al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont por los presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación y desobediencia, quiere conocer el contenido de todas las conversaciones telefónicas que mantuvo el líder de Junts per Catalunya en las horas previas a la celebración del 1-O y en los días previos a su huida a Bélgica.

Llarena ha ordenado a la Guardia Civil que requiera al Centro de Telecomunicaciones y Tecnología de la Información (CTTI) el contenido de todas estas conversaciones además de los correos electrónicos y los SMS y mensajes de WhatsApp del expresident. El juez pide la misma información de los teléfonos móviles, iPads y soportes informáticos del exvicepresidente Oriol Junqueras, de todos los exconsejeros del Govern y de todos los miembros de la anterior Mesa del Parlament, con especial atención a la expresidenta Carme Forcadell.

Los ordenadores de la ANC y Òmnium

El magistrado ha oficiado a los agentes para que se produzca un cruce de información al objeto de establecer qué tipo de órdenes o consignas se impartieron durante aquellas fechas por parte de los líderes del soberanismo. Agentes especiales de delitos tecnológicos de la Guardia Civil están procediendo al volcado de los discos duros de todos los ordenadores que se encuentran en las sedes centrales de la ANC y Òmnium.

En este caso, las órdenes de Llarena han sido más genéricas, aunque también apunta a los investigadores a que localicen los correos electrónicos que tendrían como emisor y destinatario a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

Sin concentraciones

Este extremo ha sido confirmado por el abogado Jordi Pina, quien además ha aprovechado la masiva presencia de medios ante la sede de la ANC en la calle Marina de Barcelona para hacer un llamamiento a que ni los asociados ni los miembros de la entidad se congreguen allí para evitar tumultos.

En este sentido, la Guardia Civil ha requerido la presencia de dos furgonetas de la brigada móvil de los Mossos d'Esquadra (los antidisturbios) para que actúen si la comisión judicial, que se encuentra dentro de las sedes, tuviera algún problema a la hora de abandonarlas. La normalidad en la calle es absoluta.