Menú Buscar
De izquierda a derecha, Mariano Rajoy (PP), Pedro Sánchez (PSOE), Albert Rivera (C') y Pablo Iglesias (Podemos).

Las redes sociales tienen poca influencia en las campañas electorales

Apenas un 20% de los electores tiene cuenta en Twitter, lo que limita el alcance de los debates políticos de los internautas

6 min

Mucho se ha escrito sobre la capacidad de las redes sociales a la hora de extender el mensaje de los partidos políticos y propulsar nuevos liderazgos que superen los confines de los medios de comunicación convencionales. Es indiscutible que este nuevo canal ha otorgado más visibilidad a las nuevas formaciones. Los primeros datos, sin embargo, no muestran una correlación determinante entre influencia en las redes y la orientación del voto.

Una herramienta de doble filo

Desde que se identificara el papel de las redes sociales como un factor fundamental en la victoria de Barack Obama en su carrera a la Casa Blanca durante la campaña electoral de 2009, son muchas las formaciones que se han puesto en manos de expertos en comunicación digital para aumentar su impacto e influencia en este nuevo medio.

La experta en comunicación digital Montse García explica a Crónica Global que las redes sociales “tienen un profundo efecto movilizador en las campañas políticas”, pero advierte de que “pueden ser un trampolín al éxito pero también una pasarela al fracaso” si no se gestionan correctamente. 

Sólo un 20% de los electores utiliza Twitter

Por su parte, Rubén Rodríguez, socio de MAS Consulting Group, firma internacional de asuntos públicos y relaciones gubernamentales, considera que la influencia en el voto es “bastante reducida”.

“Hay que tener en cuenta que los usuarios en España de Twitter, que es la red que más emplean los partidos, es de casi 6 millones, sólo el 20% del número de españoles con derecho a voto”, prosigue Rodríguez.

Los partidos políticos son conscientes de que la televisión sigue siendo el medio que tiene más capacidad de llegada al electorado. En ese sentido, los especialistas opinan que la clave está en “combinar las acciones” en redes sociales con las acciones en medios tradicionales como la televisión.

Twitter, ‘productor’ de noticias negativas

Por lo que respecta a la capacidad de las redes para generar noticias, sí que se ha apreciado un aumento de informaciones, especialmente negativas, de los candidatos. Desde Mas Consulting afirman que bien sea “por una metedura de pata” o por “polémicas” que se desarrollan en los debates virtuales, esto tiene un impacto sobre la reputación del candidato.

Montse García también señala que la gestión diaria de las redes puede ser un tema controvertido si el responsable no es la persona indicada: “Designar la gestión del día a día a personas que quizás no son las adecuadas por desconocimiento de las necesidades reales puede ser un problema”.

Un caso emblemático de ello fue el despido del community manager del exprimer secretario del PSC Pere Navarro que hizo un tuit en el que preguntaba si era "obligatorio" ver la entrevista de Mas y si le irían a "buscar" los Mossos por "desleal". "Qué borreguismo", terminaba.

Los nuevos partidos hacen un mejor uso

“Tanto Ciudadanos como Podemos han sido casos de éxito recientes en el campo de la política, con sus crisis de comunicación en red y sus malos momentos, han sabido explotar todo lo que las redes ofrecen”, explica García.

En la misma línea, Rodríguez apunta al factor rapidez de las nuevas formaciones como parte de su éxito virtual: “Al no tener estructuras muy grandes son capaces de reaccionar de forma más rápida que los tradicionales, un factor que en redes tiene gran importancia”.

El ‘caso Laporta’

En el mundo de las redes sociales también se da una paradoja importante en cuanto al grado de apoyo de los candidatos a las elecciones. Las últimas elecciones a la presidencia del F.C. Barcelona ilustran la paradoja: mientras que el expresidente Joan Laporta registraba un mayor número de menciones y apoyos en la red social, este apoyo no se tradujo en una victoria electoral.

Asimismo, hay formaciones mucho más activas que otras en las redes. El partido de Pablo Iglesias es uno de los que juega más fuerte en ese terreno y, en el último debate electoral emitido en televisión y por internet, en Twitter obtuvo el mayor número de menciones y apoyos. No obstante, en todos los sondeos sigue ocupando la cuarta posición en intención directa de voto para las elecciones del 20 de diciembre.

Proximidad con la ciudadanía

Uno de los aspectos más positivos que valoran los expertos de la adhesión de los partidos a las redes sociales es que ha propiciado una mayor interacción con los ciudadanos. “El uso de las redes permite la interacción directa de la ciudadanía con los líderes, y dan un plus de motivación en el debate político que antes no existía”, asevera García.

Rodríguez, por su parte, focaliza ese éxito en los votantes más jóvenes: “Es un excelente canal para acercar la política a la población más joven, que es la que más usa las redes sociales”.