Menú Buscar
Jaume Matas en el estreno del Palma Arena en 2007 / EFE

La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para Matas por las obras del Palma Arena

El expresidente balear habría adjudicado el proyecto de forma irregular y también designó a dedo a los arquitectos que debían dirigirlo

4 min

Fue su proyecto insignia durante la última legislatura en que estuvo al frente del Gobierno balear, la infraestructura 'estrella' de cuatro años de proyectos faraónicos. Sin embargo, el sobrecoste que supuso la construcción del velódromo Palma Arena, impulsado por Jaume Matas para albergar el Mundial de Ciclismo en Pista de 2007, le jugó una mala pasada al ex presidente y desde hace ocho años constituye el epicentro de una de las principales causas de corrupción que se instruyen en Baleares. 

A las dos condenas con las que cuenta el ex ministro en el marco del caso Palma Arena -dividido en un total de 28 piezas separadas-, se podrían sumar dos más. La Fiscalía Anticorrupción ha presentado sendos escritos de acusación en los que solicita dos años de cárcel para Matas por la adjudicación presuntamente irregular de las obras del velódromo y otros dos por la contratación 'a dedo' de los arquitectos que se hicieron cargo de los trabajos de construcción.

Fraude y prevaricación

En sus escritos, a los que ha tenido acceso Crónica Global, el fiscal anticorrupción Pedro Horrach atribuye al ex mandatario autonómico dos delitos: fraude a la administración y prevaricación, todo ello en el marco de las negociaciones que ambas partes están llevando a cabo de cara a alcanzar un posible acuerdo de conformidad.

Tras ser sentenciado en firme en dos ocasiones e incluso haber pasado por la cárcel con una pena de nueve meses por tráfico de influencias, el Ministerio Público considera que Matas debe sentarse de nuevo en el banquillo de los acusados. La última vez que fue juzgado, a falta de que se dicte sentencia, fue hace varios meses, en el marco del caso Nóos, por auspiciar el presunto desvío de hasta 2,6 millones de euros públicos en varios proyectos sobre turismo y deporte impulsados en Palma por el Instituto Nóos.

Decisiones unipersonales

Ahora, Horrach quiere que el ex presidente balear rinda cuentas por la adjudicación supuestamente irregular de las obras del Palma Arena, que fueron inicialmente presupuestadas en 48 millones de euros y acabaron costando más de cien.

Entre las polémicas órdenes que impartió Matas y por las que Horrach considera que debe ser juzgado se encuentra la creación de la Fundación Illesport a fin de que, a través de este órgano, el ex dirigente del PP "pudiera imponer sus decisiones unipersonales sobre quién y cómo construiría el velódromo".

22 actas falsas

De hecho, los investigadores sostienen que los patronos de la Fundación ni siquiera llegaban a reunirse y que las decisiones eran únicamente adoptadas por Matas y el entonces director general de Deportes, José Luis Ballester, también acusado. Según las pesquisas, fueron redactadas hasta 22 actas "absolutamente falsas" para aparentar que se llevaban a cabo encuentros en el seno de este órgano a pesar de que nunca llegaron a convocarse.

Del mismo modo, Horrach hace hincapié en las irregularidades que se produjeron con la contratación de los arquitectos del Palma Arena: primero con Ralph Schürmann por un importe de 9,4 millones de euros, y posteriormente con los hermanos Luis y Jaime García-Ruiz por 8,5 millones. El juez José Castro, instructor de esta causa, llegó a calificar la contratación de estos últimos de "aberración jurídica".